Lo primero que necesitamos es un trozo de cable eléctrico flexible, el grosor  y largo dependerá del tamaño del árbol a realizar.

 

Una vez pelado el plástico lo retorcemos sobre si mismo y en uno de los extremos lo soldamos, con un soldador normal tardaremos mas en calentarlo bien pero si se puede soldarlo por partes, esto lo hacemos para que no se nos mueva todo según lo vayamos trabajando, en el folio dibuje el tamaño exacto de la pared donde se instalara , así nos vamos haciendo a la idea del tamaño que necesitamos.

 

Vamos sacando ramales formando las ramas que serán cada vez más delgadas, en el caso de que necesitemos mas volumen podemos añadir hilos sueltos, cogemos los hilos necesarios colocándolo en la base de la intercesión de la rama a engordar y vamos girándolo todo junto hasta la siguiente intercesión, unimos todas las intersecciones que vamos creando y lo sujetamos con un poco  de ciano para que no se desmonte, una vez hecha todas las ramas ya podemos dar la forma que mas no guste.

 

En este paso necesitamos disimular  los hilos de cobre que resultan visibles para esto compre un masilla lo suficientemente liquida como para aplicarlo con una brocha, se le dieron varias manos  asta taparlo todo, la ultima mano se limito a dar textura aplicando mas masilla en ciertos puntos para conseguir los nudos que se forman naturalmente, esta masilla se trabaja muy bien y seca rápido.

 

Empecé pintando todo el árbol con un marrón claro, se hace de forma que consigamos cubrirlo todo, a continuación se pinto con un marrón bastante más oscuro pero sin llegar a cubrirlo del todo creando así cierto contraste.

 

En este paso vamos a utilizar otros tres tonos de marón claro, vamos aplicando              veladuras retirando el exceso dejando así la pintura suficiente, en este caso retiro el exceso de pintura con el dedo terminando por aplicar tonos diferentes en ciertos sitios muy concretos, nudos,  hendiduras, recovecos etc.     

 

Llegado el momento de la colocación de las hojas. Sobre este tema se disponen de bastan posibilidades, en este caso me decidí por fabricar unas hojas de papel y con la troqueladora de la foto se pueden hacer de forma más o menos rápida depende de los efectos que vallamos hacer, en cado troquel sacaremos diez hojas de diferentes tamaños lo que nos viene muy bien.

 

Tenemos que pintar las hojas, lo podemos hacer pintando un folio con el aerógrafo y hacer los troqueles después pero prefiero sumergir el troquel obtenido directamente en el bote así consigo que coja mucha mas pintura engordando las hojas, prepare un bastidor donde cuelgo las hojas para su secado.

 

Si observamos las hojas de la foto veremos una diferencia entre las hojas esto lo logramos aplicando un tono de verde más claro utilizando la técnica de pincel seco, el tono lo podemos sacar mezclando el tono base con unas gotas de blanco y si tenemos variedad de tonos elegimos el que más nos guste.

 

Con todo esto lo que se pretende es conseguir riqueza cromática consiguiendo que ninguna hoja sea igual a las otras hojas.

 


empezamos a colocar hojas que habremos separado digamos de su soporte principal, las hojas las pegue con cola blanca que me permite modificar su posición sin liarla demasiado, las pegaba en grupos de tres, tres en una rama y paso a otra rama y coloco otras tres y así constantemente, lo hago de esta forma porque si colocamos más de tres y al pegarlo con cola blanca empieza a moverse todo así que para colocar mas hojas en un mismo sitio tiene que secarse, una vez seco se queda bastante duro, la cola cuando seca se queda trasparente ni se nota.

 

Se colocan hojas asta aburrirnos, una vez artos de colocar hojas le damos la vuelta y empezamos de nuevo esto lo haré dos veces por cara, a base de repetir este proceso vamos ganando volumen.

 

Después de colocar 880 hojas damos por terminado este árbol, este es un trabajo largo y tedioso, realmente queda bien y merece la pena, toca colocarlo en su sitio.