Comportamiento

El Tchuvatch Eslovaco (Slovenský Cuvac) es como un vigilante de seguridad siempre alerta y vigilante, de ahí su nombre. En eslovaco cuvac significa escuchar.

El Tchuvatch Eslovaco tiene un comportamiento fiel, valiente, inteligente, tranquilo, alerta y territorial, pero a veces puede ser unntanto cabezota e independiente. Es muy cariñoso con los miembros de la familia, sobre todo con los niños, con los que disfrutara jugando y a los que protegerá pase lo que pase. Con los extraños se muestra reservado, desconfiado y puede llegar a ser agresivo si detecta algún tipo de amenaza.


Origen

No resulta complicado adivinar el origen de este perro, el Tchuvatch Eslovaco es originario de Eslovaquia, se tiene conocimiento de su existencia desde el siglo XVII. Esta raza se usaba en la región de los montes Tatra para realizar trabajos como la guarda de propiedades y para la guía y vigilancia de rebaños de ovejas y vacas. El lobo era el principal predador y cuando el lobo empezó a desaparecer éste ya no supuso un problema, el Tchuvatch estuvo a punto de desaparecer. Después de la Segunda Guerra Mundial y gracias al Dr. Antonin Hruza que se encargó de salvar a estos perros de su extinción.


Caraacteristicas

  • Altura a la cruz: entre 62 y 70 cm en los machos y entre 59 y 65 cm en las hembras
  • Peso: de 34 a 44 kg en los machos y de 31 a 37 kg en las hembras
  • Capa: blanca
  • Aptitudes: perro de pastor, perro guardián y perro de compañía

El Tchuvatch Eslovaco es un perro grande, fuerte, robusto con un pelaje blanco muy tupido, grueso y lanoso. Tiene el cráneo alargado, la frente amplia y el stop bastante marcado. Sus ojos son pequeños, oscuros y ovalados y las orejas, de inserción alta, le cuelgan pegadas a la cabeza. La cola es larga, recta y de inserción baja.


Cuidados

El Tchuvatch Eslovaco es un perro grande, muy enérgico, activo y rústico que precisa espacio, hacer ejercicio, jugar y agradecerá salir a pasear con sus dueños. En el caso de no cubrir sus necesidades puede encontrar otras distracciones, como morder muebles o escarbar. No es un perro que se pueda adaptar para vivir en un piso, lo ideal sería que pudiese coretear a sus anchas por un jardín 

Hay que educarlo con mano firme y enseñarlo a convivir en un ambiente familiar desde cachorro, de no hacerlo cabe la posibilidad de que desarrolle un carácter difícil, desafiante y desobediente. El Tchuvatch tiene un alto sentido de la jerarquía, asi que es preciso que el dueño le deje claro de quién manda desde el principio, si no lo hacemos el perro tomará el mando en cuanto tenga ocasión. 
Es recomendable cepillar su abundante pelaje de forma regular.

Como la mayor parte de las razas grandes, el Tchuvatch Eslovaco puede verse afectado por la displasia de cadera y de codo.