Comportamiento

Jindo Coreano es perro con un solo dueño. Existen muchísimos casos de perros que han sido fieles a sus dueños hasta el final. La más significativa es la historia de Baekgu, un perro de siete años que fue vendido por su propietario cuando éste atravesaba un mal momento económico. El nuevo dueño vivía a unos 300 km de su antigua casa y al llegar al nuevo hogar, el perro logro escaparse. Al cabo de siete meses, Baekgu había conseguido volver a su hogar todo magullado para estar al lado de su primera familia.

El Jindo Coreano es bastante inteligente, independiente, leal, territorial, protector y afectuoso con sus seres queridos. Es bastante reservado con los extraños y no se lleva demasiado bien con otros animales, en especial con hamsters y conejos. No le gusta nada que lo dejen solo durante largos períodos, si se aburre puede que encuentre distracciones por su propia cuenta, como saltar la valla del jardín, escarbar en la tierra o morder todos los muebles a su alcance. Hay algunos ejemplares que no tolera el agua.


Origen

Como su nombre indica, el Perro Jindo Coreano (Korea Jindo Dog) procede de la isla Coreana de Jindo. Durante siglos ha sido usado principalmente para la guarda y para la caza de jabalíes, conejos, tejones y ciervos. Es el perro nacional coreano.


Caracteristicas

  • Altura a la cruz: de 50 a 55 cm en los machos y de 45 a 50 cm en las hembras
  • Peso: de 18 a 23 kg en los machos y de 15 a 19 kg en las hembras
  • Capa: rojiza, blanca, negra, negra y fuego, gris lobo y atigrada
  • Aptitudes: utilizado en la cacería y como perro guardián

El Jindo es un perro bien proporcionado, de espalda fuerte y recta, de lomo tieso y de pecho moderadamente profundo. Tiene una cabeza triangular con un stop bien definido. Sus orejas, de tamaño mediano, son triangulares, gruesas y erguidas. La cola, de inserción alta, tiene forma de hoz o enrollada. Su pelo es doble, la capa interna es suave y densa y la externa es tiesa y un poco separada del cuerpo. Puede llegar a ser de color rojizo, blanco, negro, negro y fuego, gris lobo o atigrado.


Cuidados

Siempre y cuando tenga bastante espacio, el Jindo Coreano puede vivir tranquilamente en el interior de la vivienda, aunque es preferible que pudiese campar a sus anchas por un jardín cercado. Es un perro muy activo que necesita que lo saquen a pasear y jueguen con él a diario.
Con un carácter complicado, necesita un dueño con experiencia en el manejo de perros y que lo eduque con cariño, paciencia, firmeza y coherencia. Desde un primer momento, el perro ha de entender quién es el que manda en casa.
El Jindo es un perro muy limpio. Es aconsejable cepillar su pelaje a diario para eliminar el pelo muerto y mantener así una capa sana y brillante.

El Korea Jindo Dog es un perro sano aunque puede padecer hipotiroidismo.