Comportamiento

A excepción del ser humano, el Perro del Faraón, también conocido como Podenco de los Faraones o Pharaoh Hound, es el único mamífero con capacidad de sonrojarse cuando se emociona, se puede observar que el perro se enrojece y la nariz y las orejas adquieren un brillante color rosa intenso.

El Podenco de los Faraones es vivaz, amigable y muy inteligente. Es un perro con timidez, susceptible, sensible y no le gusta que lo agobien. Con su dueño y demás miembros de la familia se muestra leal, cariñoso y juguetón. Debido a su fuerte instinto cazador, no se lleva bien con mascotas pequeñas.


Origen

El Perro del Faraón es un lebrel proviene de Malta. Sus antepasados se remontan al antiguo Egipto, en el que se encontraron representaciones de estos perros en las paredes de las tumbas de los faraones. Se piensa que el Pharaoh Hound llegó a Malta de mano de los fenicios y logro extenderse por todo el Mediterráneo. Durante bastante tiempo, en las zonas rurales los campesinos lo usaron para cazar conejos. Actualmente, se le está usando como perro de compañía y como perro de terapia en personas con dificultades físicas o mentales.


Caracteristicas

  • Altura a la cruz: 56 cm en el macho y 53 cm en la hembra
  • Peso: unos 20 kg
  • Capa: leonada con algunas marcas blancas pequeñas
  • Aptitudes: perro de caza menor y perro de compañía

El Pharaoh Hound es de expresión alerta y despierta. Tiene el pecho bajo, las costillas muy arqueadas y unas extremidades largas, finas y fuertes. La cabeza es larga, con el stop poco marcado y con la trufa de color carne. Sus orejas son medianas, finas y erguidas. La cola, desde la raíz, va estrechándose hacia su extremo. Porta un pelo corto, liso, brillante y de color fuego o castaño, preferiblemente con manchas en la punta de la cola y en el pecho.


Cuidados

El Perro del Faraón se adaptara perfectamente a la vida de piso, aunque es aconsejable que disponga de un sitio amplio en el que se pueda moverse libremente. Precisa salir a pasear a diario y hacer ejercicio con regularidad.
Es imprescindible sociabilizarlo a una temprana edad para conseguir que no se vuelva extremadamente tímido.
Es un perro muy limpio al que hay que ir vigilandole los ojos y las orejas para evitar infecciones.

El Podenco de los Faraones es un perro muy sensible a los medicamentos y a los insecticidas. Debido a la fragilidad de la cola, ésta puede sufrir fracturas. También pueden darse callosidades en los codos.