Comportamiento

Cuenta la leyenda cuenta que el Pekinés nació del amor de un león con una mona. El rey de la selva se enamoró perdidamente de una mona y sacrificó su tamaño y su fuerza por este amor. Así nació el Pekinés, que heredó el valor, la nobleza y el orgullo de su padre, y el tamaño, la inteligencia y la dulzura de su madre.

El Pekinés es independiente, muy digno, refinado, a veces un poco prepotente y cree que puede hacer lo que le venga en gana. Con los extraños se muestra indiferente pero con los suyos es apegado y atento.
Le disgusta el ejercicio físico.


Origen

Sobre el Pekinés se han descubierto las primeras documentaciones en grabados coreanos de hace 4000 años. En el siglo VIII ya se lo conocía por ser el niño mimado de la familia imperial de China. Y durante muchos años, este perro fue el privilegio esclusivo de los nobles chinos y el perro oficial del budismo. La implantación del Pekinés en occidente se produjo a mitades del siglo XIX gracias a las importaciones de Gran Bretaña.


Caracteristicas

  • Altura a la cruz: de 15 a25 cm
  • Peso: de 2 a 8 kg
  • Capa: admitidos todos los colores (excepto hígado y albinos)
  • Promedio de vida: de doce a catorce años
  • Carácter: digno, independiente y valiente
  • Relación con los niños: buena

El Pekinés es un perro pequeño, compacto y pesado. La parte delantera de su cuerpo es muy masiva y ancha, y la trasera, más normal y bastante estrecha. La cabeza es considerablemente grande en relación al cuerpo. Tiene unas orejas pegadas contra la cabeza y llenas de unos flecos muy largos que se le confunden con el resto del pelaje. Tiene un pelo abundante, largo, recto y un poco áspero. Se admiten todos los colores en el pelaje excepto el albino o el color hígado.


Cuidados

El Pekinés es complicado de educar, atiende a los halagos y caricias y no a las órdenes, en esto se parece a los gatos. Necesita una dieta equilibrada desde cachorro para evitar la obesidad.
Como tiene una  larga melena, los cuidados de este pelo deben comenzar a temprana edad y son aun más exigentes al surgir el pelo adulto. El cepillado de pelo necesita un par de horas a la semana pero no necesita ningún corte ni peinado especial.

La mayoría de los problemas de salud del Pekinés se deben a su estructura, es propenso a cálculos del sistema urinario y degeneración de discos intervertebrales. Los problemas más frecuentes son los oculares, desde enfermedades como cataratas juveniles hasta irritaciones por el pelo, distiquiasis, atrofia progresiva de retina y “ojo seco”.