Comportamiento

Desde un principio, esta raza no se la conocía como tal sino mas bien los pastores italianos diferenciaban dos razas bastante parecidas físicamente: el Pastor Maremmano y el Pastor Abruzzese (de pelo más largo). En 1951, las dos razas se unificaron en una sola dando paso al que hoy en dia conocemos como Pastor Maremmano-Abruzzese.

El Pastor Maremmano-Abruzzese es un perro discreto, vivo, valiente, inteligente, protector y vigilante. Es un perro que no le gusta que lo usen como un juguete es bastante tolerante y con mucha paciencia con las travesuras de los niños. Es un perro amable y afectuoso con sus dueños y muy desconfiado con los extraños.


Origen

Al igual que otros perros de pastor blancos como el Kuvasz, el Tchuvatch Eslovacoo el Pastor Polaco de Podhale, el Pastor Maremmano-Abruzzese 

bien podría descender del los dogos del Tíbet que siguieron a los hunos y a los mongoles en sus incursiones. En Italia, los pastores usaron este perro para conducir y defender el rebaño y para defender la propiedad.


Caracteristicas

  • Altura a la cruz: de 65 a 73 cm en los machos y de 60 a 68 cm en las hembras
  • Peso: de 35 a 45 kg en los machos y de 30 a 40 kg en las hembras
  • Capa: blanca

El Pastor Maremmano-Abruzzese es un perro grande, fuerte, de constitución sólida y con un dorso ancho y recto. Está recubierto por una larga capa blanca, algo áspera y ligeramente ondulada. Tiene unas orejas pequeñas, de inserción alta y en forma de “V”. La cola, insertada baja y bien provista de pelo, le llega hasta por debajo del corvejón.


Cuidados

El Pastor Maremmano-Abruzzese no se le puede dejar encerrado dentro de casa. Precisa un jardín en el que correr y un dueño que lo saque a diario a dar largos paseos. No tolera bien el calor, es aconsejable que en el jardín haya un espacio con sombra en el que pueda resguardarse del sol.
Es un perro con un comportamiento poco sumiso por lo que el dueño debera educarlo con firmeza desde cachorro.
Para evitar potenciales problemas de piel y conservar su pelaje en buen estado, es aconsejable cepillar al perro con regularidad, sobre todo en la época de muda.

Como en la mayoría de las razas grandes, los problemas de huesos son los más preocupantes. A pesar de ser un perro fuerte, el Pastor Maremmano-Abruzzese puede sufrir displasia de cadera, acondroplasia y luxación de rótula.