Comportamiento

El Pastor del Cáucaso es uno de los perros con mayor potencia de presión de mordida.

El Perro del Cáucaso  se muestra obediente y fiel con su dueño, estable y muy desconfiado con todos los extraños. Tiene una memoria bastante buena, es posesivo, relajado, bastante independiente y se muestra afectuoso cuando a él le viene en gana, como los gatos. Con un caracter muy territorial y acostumbra a gruñir o ladrar ante cualquier ruido o presencia sospechosa. Su poder disuasorio es perfecto para emplearlo en la guarda de la casa.


Origen

Lo mas probable es que el Pastor del Cáucaso provenga del Dogo del Tíbet. Durante mucho tiempo, este perro fue criado únicamente por los pastores de las montañas caucásicas (desde el Mar Negro al Mar Caspio). Se le usaba para guiar el ganado y defenderlo de lobos y otros predadores. A lo largo de los siglos los pastores empezaron a seleccionarlos los perros más rústicos, potentes y robustos capaces de soportar las bajas temperaturas de la zona.


Caracteristicas

  • Altura a la cruz: 65 cm por lo menos
  • Peso: unos 50 kg
  • Capa: gris, dorada, blanca, terrosa o rojiza
  • Aptitudes: guardián de rebaños y de la propiedad

El Pastor del Cáucaso es un perro bastante grande, robusto y musculoso de espalda ancha y recta. Tiene la cabeza compacta, la frente ancha y el hocico corto. Las orejas, de inserción alta, le cuelgan a los lados de la cabeza y la cola, también implantada alta, le llega hasta la altura del corvejón. Su pelo es liso, áspero y según su longitud, se pueden distinguir tres variedades dentro de la raza: de pelo largo, de pelo corto y de tipo intermedio. Esta pelaje acostumbra a ser de color gris con tonos variados más claros (paja, blanco, pardo rojizo y atigrado)


Cuidados

Como es  un perro dominante, acostumbrado a guardar el ganado, las personas y sus propiedades conviene educar al Pastor del Cáucaso con mano firme, esto no implica usar la fuerza, es mejor utilizar el cariño y la paciencia. Desde un principio el dueño tiene que dejar claro que él es quien manda.
No es un perro que soporte el confinamiento en el interior, ya sea por su gran tamaño como por la necesidad que tiene de correr y disfrutar de su independencia. En los paseos hay que tenerlo bien atado, ya que es muy dado a enzarzarse con otros perros y personas si cree que invaden su territorio.
Es aconsejable cepillarle a menudo su pelo para conservarlo sano y con buen aspecto.

El Perro del Cáucaso es un perro fuerte que goza de una buena salud, pero eso no quiere decir que no  esté exento a las enfermedades típicas de las razas grandes como la displasia de cadera, de codo y la torsión de estómago.