Comportamiento

El Pastor de Brie, o en inglés Briard utilizado desde sus orígenes  para la vigilancia de los rebaños pero es muy apreciado en la actualidad como perro de guarda y de compañía.

El Pastor de Brie es equilibrado, tranquilo y muy apegado y cariñoso con sus dueños. Se lleva estupendamente con los niños que participara en todos sus juegos, los más adultos podrán disfrutar de su compañía en todas sus salidas y excursiones. Es un perro que no le costara adaptarse a cualquier ambiente que le podamos ofrecer, tanto en la ciudad como en el pueblo, se suele mostrar desconfiado con los extraños, aunque no por ello agresivo.


Origen

Con toda seguridad este perro es de origen francés, se cree que Pastor de Brie y su hermano de pelo corto, el Pastor de Beauce, desciende del perro ya conocido en la prehistoria. En 1888, Pierre Mégnin, un veterinario militar, aseguraba que el Pastor de Brie es el resultado del cruce entre el Barbet y el Pastor de Beauce. Como su nombre da a entender, tanto el Pastor de Brie como el de Beauce se usaban para conducir y guardar el ganado, y no se establecio un estándar que diferenciase las dos razas hasta 1896.


  • Altura a la cruz: de 62 a 68 cm en los machos y de 56 a 64 cm en las hembras
  • Peso: 30 kg o más
  • Capa: todos los colores uniformes excepto el blanco, marrón, caoba y tonos desvaídos
  • Promedio de vida: de doce a catorce años
  • Carácter: valiente, leal, tierno y sensible
  • Relación con los niños: buena

Caracteristicas

El Pastor de Brie es un perro musculado, rústico y de buena osamenta. Tiene una cabeza larga y unas orejas erguidas, bien separadas y cubiertas de pelos largos. La cola es de implantación baja, muy peluda y forma un gancho en la punta. El pelo es ondulado y largo y el subpelo fino y espeso. El color de la capa debe ser uniforme y no se admiten el blanco, el marrón, el caoba y los tonos imprecisos.


Cuidados

El Pastor de Brie  puede ser un poco dominante en su adolescencia y no dudara en probar los limites,le encanta poner a prueba la autoridad de sus dueños, por eso es necesario educarlo desde cachorro con firmeza y ternura. Si la tarea de educación se lleva a cabo satisfactoriamente el perro se convertirá en un compañero manejable y obediente. 
El Pastor de Brie le gusta y necesita la compañía de los dueños y hacer bastante ejercicio para gastar toda su energía.
Al ser un perro de pelo largo el dueño debe dedicar una parte de su tiempo al cepillado, para así mantener una capa limpia y evitar así la formación de nudos.

El Pastor de Brie es una raza que goza de buena salud, no suele ser frecuente que se den casos de displasia de cadera o de atrofia progresiva de retina. El problema más preocupante que podría padecer es la torsión de estómago.