Comportamiento

El Laekenois, posiblemente el menos conocido de los Pastores Belgas, su nombre proviene del palacio real de Laeken, Bruselas, donde a finales del siglo XIV era usado principalmente para la guarda de rebaños unos perros de pastor de pelo duro.

El Laekenois es un perro muy enérgico, vigilante, inteligente, sensible. Capaz de desarrollar unos lazos muy fuerte con su dueño y con un alto sentimiento territorial, por regla general puede ser arisco con los desconocidos. Le encanta estar con la familia y ser el centro de atención. Es un perro que se lleva bien con los niños, pero puede ser dominante frente a otros perros. Es muy activo, disfruta corriendo y no soporta estar atado y lo normal es que nos cueste acostumbrarlo a pasear atado.


Origen

A finales del siglo XIX tenían en los campos de Bélgica y Alemania un gran numero de perros de pastor locales, todos iguales en cuerpo y temperamento pero se diferenciaban en su pelaje. Para conseguir que hubiera un control se identificaron cuatro variedades de perros de Pastor Belga teneiendo en cuenta el color y las regiones de origen; el Groenendael, el Malinois, el Tervueren y el Laekenois. Esta última se piensa que puede  descender de un perro de pastor procedente de unos perros de pelo corto y duro con los mismos ancestros que los primeros Malinois.


Caracteristicas

  • Altura a la cruz: el macho de 61 a 66 cm y la hembra de 56 a 61 cm
  • Peso: unos 30 kg
  • Capa: rojo con rastros de carbonado
  • Promedio de vida: doce años
  • Carácter: vigilante y activo, de una gran vitalidad
  • Relación con los niños: buena
  • Relación con otros perros: las relaciones entre los machos pueden ser difíciles

 

El Pastor Belga Laekenois es un perro cuadrado, bien proporcionado, ágil y de extremidades fuertes. Tiene las orejas triangulares y erguidas y una cola fuerte. Su pelo es duro, áspero y de color leonado rojizo con sombreados negros, sobre todo en hocico y cola.


Cuidados

Como buen pastor Belga que se precie, es imprescindible que el Laekenois haga mucho ejercicio, si no gasta toda la energía que le sobra puede que se convierta en un perro nervioso. También precisa de la compañía y el afecto de su dueño, si se siente solo, inútil o abandonado cabe la posibilidad de que se vuelva malhumorado y un poco agresivo. 
Es un perro con un carácter fuerte, es mas que necesario empezar su educación desde cachorro de una manera afectuosa a la vez que firme. El entrenamiento no debe ser aburrido ni monótono.
Es recomendable prestar atención a su dieta y no sobre alimentarlo, ya que tiende a padecer sobrepeso.
La capa del Laekenois requiere pocos cuidados, su duro pelaje le asegura poder resistir las inclemencias del tiempo.

El Pastor Belga Laekenois es un perro bastante fuerte y sano pero puede que padezca displasia de cadera y en algunos casos también epilepsia.