Comportamiento

El Perro Pastor Alemán ha sido con toda seguridad una raza muy usada, ya sea en trabajos humanitarios de lo más variados (perro policía, lazarillo, de rescate, detector bombas y drogas…) como en el cine. El más conocido perro fue Rin Tin Tin, un Pastor Alemán que sobrevivió a la Primera Guerra Mundial y que rodo un total de veintidós películas en sus catorce años de carrera en Hollywood.

El Perro Pastor Alemán es vivo, atento, obediente y seguro de sí mismo. Es bastante inteligente y tiene una alta capacidad de entendimiento. No tiene por costumbre ser miedoso, sensible o blando pero le encanta recibir elogios y caricias de su dueño. Es un perro vigilante y se muestra desconfiado con los extraños. Aunque se lleva muy bien con los niños, a veces no sabe controlar sus fuerzas.


Origen

Los antepasados del Pastor Alemán ya existían por varias zonas de Alemania desde hace siglos, eran unos perros de caracteristicas muy diferentes según la región. No fue hasta finales del siglo XIX que un oficial de caballería prusiano, Von Stephanitz, definió y desarrolló el estándar de la raza.


Caracteristicas

  • Altura a la cruz: mínimo 60 cm y máximo 65 cm
  • Peso: unos 40 kg
  • Capa: todos los colores, desde el marrón claro al negro. No está admitido el blanco, ni manchas blancas, que no son deseadas y se penalizarán
  • Promedio de vida: trece años
  • Carácter: digno y valiente, lo que no excluye una gran necesidad de ternura
  • Relación con los niños: buena

El Pastor Alemán es un perro largo, fuerte, robusto y musculoso. Es de estructura sólida y de huesos fuertes. Tiene unas orejas con un tamaño mediano, rectas y que acaban en punta. La cola es gruesa y peluda y se extiende  hasta el corvejón. El Pastor Alemán puede ser de pelo duro, de pelo largo y duro o de pelo largo, y acostumbra a ser negro con manchas marrones, amarillas y gris claro.


Cuidados

El Perro Pastor Alemán precisa grandes espacios para descargar toda la energía sobrante, sin olvidar la necesidad de hacer ejercicio físico diario. No es un perro preparado para vivir dentro de casa pero es muy maleable y puede llegar a acostumbrarse a la vida de interior.
No obstante, el Pastor Alemán necesita largos paseos diarios para quemar todas sus energías y es aconsejable darle sesiones de juego para que se sienta útil.

Como tiene una gran popularidad el Perro Pastor Alemán a tenido que pagar un precio en consecuencia, de la cría en exceso de la raza, las enfermedades y los defectos han aumentado progresivamente con los años. El mayor problema que se ha detectado es de comportamiento, junto a la displasia de cadera y de codo, problemas óseos/articulares, problemas oculares, torsión de estómago y epilepsia.