Comportamiento

El Mastín Napolitano siempre tuvo una fama de ser un temible guarda espaldas. No es una afirmación sin fundamento, ya que en la época romana se le utilizó para luchar contra gladiadores y fieras o para acompañar a los bandoleros del sur de Italia. Resulta curioso que a pesar de sus orígenes belicoso no es un perro agresivo, la razón de que este perro responda a las órdenes del hombre es la necesidad que tiene de ser útil.

Es un perro obediente, tranquilo, inteligente y amistoso. Sólo lanzara un ataque en caso de orden o cuando se le provoca. Este Mastín es apto para el adiestramiento pero hay que comenzar su adiestrmiento muy pronto, cuando el cachorro es todavía muy maleable. Tiene un fuerte instinto de protección.


Origen

El Mastín Napolitano proviene del Mastín del Tíbet y se piensa que llegó a las costas napolitanas hacia el siglo IV a.J.C.. Debido a su bestial fuerza, los romanos los utilizaban generalmente en peleas, como bestias de carga y también como perros guardianes. La historia de esta raza sigue los mismos pasos de la del imperio romano. Con la caída del imperio romano éste casi desapareció, y afortunadamente no fue hasta 1946 que se tomaron medidas para salvaguardar el futuro de la raza.


Caracteristicas

  • Altura a la cruz: de 50 a 70 cm
  • Peso: de 50 a 70 kg (y más)
  • Capa: gris plomizo, gris, negra, leonada de diversos tonos con o sin atigraduras
  • Promedio de vida: unos diez años
  • Carácter: fuerte, con el instinto de protección muy desarrollado

El Mastín Napolitano es un perro con bastante peso, musculoso y rechoncho. Tiene unos ojos de expresión penetrante. Las orejas son pequeñas, triangulares y cuelgan pegadas contra las mejillas, aunque en algunos países se las suelen cortar. La cola es gruesa en la raíz, aunque es normal que sea amputada en un tercio de su longitud.
Tiene una forma de andar lenta y pesada, a menudo se le a comparado comparado con la de un oso.


Cuidados

El crecimiento del Mastín Napolitano es largo llega a la edad adulta a los 3 años y es muy importante y multiplica por cien su peso al nacer. Esto requiere una alimentación muy cuidadosa tanto en calidad como en cantidad.
Esta raza precisa muchos cuidados, es aconsejable limpiar la cara al perro después de cada comida y los pliegues de piel suelta requieren baños frecuentes para evitar infecciones.

El Mastín Napolitano, como todos los perros grandes, puede verse afectado por la displasia de cadera, de codo, la torsión de estómago o artritis. También se observan, a veces, problemas de inversión de párpados.