Comportamiento

El Komondor es uno de los perros rastafari, da la sensacion que su cuerpo esté cubierto por un manojo de rastas blancas, casi se parece a una fregona (¡que pueden llegar a medir hasta 27cm!). Este disfraz resulta eficaz sirve para confundir a los predadores, ya que un Komondor lleno de rastas puede confundirse perfectamente por una pacifica oveja.

El Komondor es relajado, valeroso, cabezota, decidido y tiene un gran instinto de protección. Se muestra bastante independiente y no permite que los extraños se le acerquen y le acaricien. Si se le enseña bien, es un perro dulce, afectuoso y paciente con los niños.


Origen

Depende a quien preguntes existen varias teorías sobre los orígenes del Komondor. Unos creen que llegó a Hungría en el año 896 cuando las tribus magiares del príncipe Arpad se instalaron en la puszta (estepa húngara). Otros opinen que lo trajeron los mongoles cuando invadieron el país en el siglo XIII. Sea cual sea la verdad, este perro era y es utilizado como un magnifico protector de rebaños.


Caracteristicas

  • Altura a la cruz: mínimo 65 cm en las hembras y 70 cm en los machos
  • Peso: de 40 a 60 kg
  • Capa: blanca
  • Aptitudes: perro de guarda de la casa y rebaños

El Komondor es un perro grande, robusto, pesado y musculoso que queda escondido bajo esa capa blanca de cordones fuertes y permanentes. Tiene unos ojos oscuros y ovalados y unas orejas colgantes en forma de “v”. El pelaje no alcanza su desarrollo completo hasta que el perro alcance 6 años, que es cuando la capa le llega al suelo. A partir de los ocho o nueve meses, su pelo rizado se alarga y se vuelve más grueso. Es entonces cuando resulta necesario moldear con la mano esas hilazas que lo cubren.


Cuidados

El Komondor es un perro que precisa espacio y libertad, no es recomendable tenerlo dentro de casa. Se le puede dejar fuera todo el año a cambio de darle un lugar donde refugiarse en días de mucho calor o lluvia. No es aconsejable que se moje a menudo, ya que con tanto pelaje es muy difícil de secar.
Le viene bien dar largos paseos a menudo en los que pueda correr en libertad y gastar sus energías.
El Komondor es un perro posesivo que precisa tener un dueño con confianza en si mismo, tranquilo y constante que lo eduque con firmeza. Ya de cachorro, es aconsejable sociabilizarlo con otros perros y personas.

El Komondor es una raza resistente pero al ser de gran tamaño se puede ver afectado por la displasia de cadera. Puede padecer irritaciones e infecciones de piel.