Comportamiento

El King Charles Spaniel que no debe confundirse con el Cavalier King Charles Spaniel recibe este nombre por el rey de Inglaterra Carlos II (1630-1685), Como viene siendo habitual en la realeza es un gran aficionado a la raza. Se rumoreaba que hacía dormir a sus perros en su dormitorio y los llevaba con él a todas partes, e incluso publicó leyes que decian que estos perros tenían el total derecho de entrar en cualquier lugar público.

El Toy Spaniel Inglés es un perro limpio, poco ladrador, inteligente, cariñoso, alegre y obediente. Le gusta mucho estar con gente y siente un gran apego por su familia. Suele llevarse bien con los niños pequeños y mucho mejor con los que ya no son tan pequeños


Origen

Se sabe con toda seguridad que los Spaniels, unos perros cazadores, ya existian por la Gran Bretaña de finales del siglo XIV. Con el paso del tiempo, algunos de estos perros con un tamaño más reducido, llegaron a ser una de las compañías más de moda y más apreciadas de la corte inglesa. Con el paso de los años y la llegada de oriente de unos perros más exóticos, el King Charles empezo su declive y viendo como poco a poco por otros perros  como el Carlinos, Spaniels Japoneses y Pekineses. Los espertos opinan que a partir de los cruces con estas razas de frente alta y nariz corta, el King Charles Spaniel acabó siendo la raza que hoy conocemos.

 


Caracteristicas

  • Altura a la cruz: de 25 a 30 cm aproximadamente
  • Peso: de 3,6 a 6,3 kg
  • Capa: negra y fuego; tricolor; castaño intenso y blanca; totalmente castaño intenso
  • Aptitudes: perro de compañía

El King Charles Spaniel es un perro compacto, cuadrado, sólido y con una cabeza redonda y un poco desproporcionado para su tamaño. El hocico es muy corto y sus orejas, de inserción baja, muy largas. Tiene un pelo largo, sedoso y recto. Puede ser de cuatro colores que son: el blanco y rojo, el tricolor, el castaño intenso y el negro y fuego.


Cuidados

El Toy Spaniel Inglés necesita que prestemos atenciones especiales. Los cuidados de pelo no son complicados pero requieren cepillarle tres veces a la semana, sobre todo el pelo largo de las extremidades y orejas.
También es aconsejable limpiarle con regularidad los ojos y oídos para evitar posibles infecciones.

Como otros casi todos los perros de tamaño pequeño, el King Charles tiene tendencia a la luxación de rótula y a otros problemas de articulaciones. Debido a que tiene los ojos tan prominentes también puede padecer problemas oculares. En esta raza también se saben de casos de dificultad respiratoria, diabetes mellitus, enfermedad coronaria congestiva, hernia umbilical y cierre insuficiente de la fontanela.