Comportamiento

El Galgo Español está muy presente en la cultura española no tenemos mas que fijarnos en los refranes que le hacen referencia: “Al galgo viejo, échale liebre y no conejo”“Galgo en repecho, le sobran patas y le falta pecho” o “La liebre mucho se avanza, pero más el galgo que la alcanza”.

El Galgo Español es un perro cariñoso, independiente, gentil, inteligente y algo retraído con los estraños. Para evitar que no sea tímido de adulto es recomendable comenzar a socializarlo desde muy cachorro. Siente un gran apego por sus dueños y suele llevarse bien con otros perros y mascotas.


Origen

Los expertos no se ponen de acuerdo sobre los orígenes del Galgo Español, unos afirman que la raza desciende de un perro que llegaron a España de la mano de los romanos, que a su vez descendía del Lebrel egipcio, y otros afirman que fueron los celtas los que trajeron el Galgo a la península. Independientemente de quien lo trajo a la península, sabemos que no hay ninguna duda es que el Galgo proviene de los antiguos perros faraónicos. A principios del siglo XX la raza fue mezclada con Greyhounds para conseguir unos perros de una mayor velocidad para poder competir en los canódromos. Utilizado durante siglos como perro de caza y de carreras, en la actualidad de ha convertido en un estupendo perro de compañía.


Caracteristicas

El Galgo Español es un perro con el cuerpo fino y ligeramente rectangular, de pecho no muy ancho pero amplio, de espalda recta, lomo arqueado y de vientre muy levantado. Con una cabeza larga y estrecha y con unas orejas insertadas altas, triangulares y con la punta redondeada. Tiene los miembros anteriores finos, rectos y paralelos y los posteriores potentes y bien musculados. La cola, de inserción baja, es muy larga y fina. Se conocen tres variedades de Galgo Español: la variedad de pelo liso, la de pelo largo (casi inexistente) y la de pelo duro. Su capa puede ser de cualquier color.


CUIDADOS

Tenemos que tener en cuenta que el Galgo Español se siente muy a gusto en el campo, pero puede adaptarse perfectamente a la vida de ciudad siempre y cuando haga el bastante ejercicio. La mayoría de los galgos de ciudad son animales que han padecido malos tratos o han sido abandonados cuando no sirven para la caza y las carreras, por lo que se adaptara sin problemas a vivir en casas donde se les quiera. Eso sí, son perros que no le gusta estar encerrados y precisan un jardín en el que poder moverse libremente y gastar parte de sus energías.
Para que el perro esté en plenas condiciones físicas y psíquicas es aconsejable ejercitarlo y jugar con él a diario.
Con respecto a su arreglo, bastaría con mantenerlo limpio con cepillados regulares.
Para evitar la torsión de estómago, es aconsejable servirle la comida en recipientes elevados.

El Galgo Español es un perro sano pero debido a su tamaño y constitución puede sufrir displasia de caderatorsión de estómago y cáncer de huesos.