Esta es una de las enfermedades mas comunes, básicamente en perros de raza, es la llamada pancreatitis canina. Existen diferentes tipos de esta enfermedad, variables que determinan el tratamiento de la misma y su gravedad, siendo imprescindible y obligatorio la asistencia a un veterinario para que evalúe la gravedad y medicación adecuada.

El páncreas es un órgano exocrino y endocrino, segrega enzimas digestivas al estomago, las cuales facilitan una buena digestión y así asimilar los nutrientes de forma correcta. Por otra parte libera hormonas esenciales para el organismo que pasan directamente al torrente sanguíneo, lo que lo convierte en un órgano vital.

¿Qué es la pancreatitis en perros?

Se denomina pancreatitis a la enfermedad que afecta directamente al páncreas del perro provocando que se inflame y causando daños en el. Las enzimas digestivas que produce el páncreas están diseñadas para ser utilizadas en el estomago, ayudando a diluir la comida. Cuando las enzimas se activan por error en el páncreas, empiezan a digerirlo literalmente, lo que provocan una gran inflamación del órgano y en algunas ocasiones, daños irreparables.

Por lo que podemos decir que la pancreatitis no es una enfermedad externa o contagiosa, sino mas bien una enfermedad interna producida por el mal comportamiento de las enzimas pancreáticas o el propio páncreas.

Cómo se detecta la pancreatitis en un perro?

Teniendo en cuenta que este órgano produce enzimas digestivas, se puede decir que la enfermedad es la culpable de síntomas tales como la diarrea crónica intermitente (el perro sufre de diarrea de vez en cuando, cada cierto tiempo de forma crónica). Los vómitos, delgadez, el exceso de flujo digestivo, dolor abdominal, apatía, falta de apetito, comida sin digerir defecada.

Tengamos en cuenta que por otro lado también segrega hormonas a la sangre, por lo que un nivel inapropiado de glucosa o anemia, también pueden ser claros síntomas de un problema pancreático.

Lo normal es observar en nuestro perro diarreas injustificadas, delgadez extrema, dolor de abdomen, apatía, vómitos o falta de apetito continuado.

¿Cómo se cura la pancreatitis en perros?

Solo la intervención de un veterinario puede determinar si se puede curar o  por lo contrario es incurable y necesitara de un tratamiento vitalicio. Hay que examinar el páncreas mediante una ecografía y realizar análisis de sangre y fecales para comprobar el estado y buen funcionamiento del páncreas, y determinar así los daños que ha sufrido y su funcionalidad.

Lo mas normal es aplicarle anti-inflamatorios y antibióticos específicos para conseguir que el páncreas se desinflame y pueda funcionar de forma correcta. La aplicación de enzimas digestivas con los alimentos sera de gran ayuda para que el páncreas no tenga que trabajar tanto y  así pueda recuperarse mejor.

¿Cómo puedo ayudar a que mi perro se recupere más rápido y mejor?

Lo principal es seguir las pautas dictadas por el veterinario, cumpliendo a raja tabla con la medicación y asegurándonos un buen cuidado de nuestro perro, no hay trucos ni atajos, simplemente procura realizar bien su tratamiento y seguir los siguientes consejos.

Aportar enzimas digestivas a la comida es casi imprescindible para que nuestro perro viva mejor y su páncreas se recupere. La comida para perros en forma de pienso es probablemente la peor opción disponible para un perro con problemas de páncreas. La carne cruda sin embargo es una opción perfecta, la dieta BARF  es lo más apropiado.

Si finalmente te decantas por esta opción, que sin lugar a dudas es la mas beneficiosa para nuestro perro tenemos que procurar conseguir carnes bajas en grasa, ya que la grasa es un gran enemigo para los problemas con problemas digestivos. La carne de caballo, yegua o potro suele ser muy económica y una gran opción para alimentar a nuestro perro. Los perros alimentados con pienso que pasan directamente a la alimentación con carne cruda, muestran una mejoría prodigiosa en muy pocos días, con la ayuda siempre del tratamiento médico correcto.

Si decidimos alimentar a nuestro  perro enfermo de pancreáticos con pienso o latas, recuerda que debe ser pienso especifico bajo en grasas. Modera el ejercicio, si tu perro no hace bien las digestiones y tiene el páncreas inflamado. Lo mejor seria pasear tranquilamente y dejar que sea el perro quien decida si quiere correr y jugar un poco o simplemente pasear.