Comportamiento

El Cotón de Tuléar fue una de las razas preferidas de la nobleza francesa del siglo XVII a pesar de eso no fue reconocida por la FCI hasta 1970. El nombre de la raza viene por el similitud que tiene su pelaje a una bola de algodón (en francés cotonsignifica algodón). El término Tuléar se le adjudico por su procedencia, ya que la raza procede de la ciudad de Tuléar (hoy Toliara).

El Coton de Tuléar es intrépido, jovial, travieso, revoltoso y cariñoso. Le gusta jugar con sus dueños e hijos, siempre y cuando no lo traten como un juguete. Se muestra bastante ladrador, sobre todo cuando los dueños no le prestan atención o lo dejan solo. Es muy inteligente.


Origen

El Coton de Tuléar es proviene de la ciudad costera de Toliara (Tuléar), al sudoeste de Madagascar. Sus ancestros, los Bichones ratoneros, llegaron a la isla acompañando a las tropas francesas. Estos perros se les cruzo con Bichones Malteses y la nueza raza que creada tomó el nombre de la ciudad malgache. El Coton se utilizo en su tierra natal como guardián de rebaños y no consiguió llegar a Europa, donde se le considero un preciado perro de compañía, hasta los años setenta. Fueron los franceses los que se encargaron de adecuar la raza a su gusto, siendo ellos los responsables del actual estándar.


Caracteristicas

  • Altura a la cruz: entre 26 y 28 cm en los machos y entre 23 y 25 cm en las hembras
  • Peso: 4 kg los machos y 3,5 kg las hembras
  • Capa: blanca
  • Relación con otros perros: buena
  • Aptitudes: perro de compañía

El cuerpo del Coton de Tuléar es pequeño, más largo que alto y está cubierto por una fina capa de pelo algodonoso. Sus extremidades son musculosas y sus pies redondos y pequeños. Tiene unas orejas caídas colocadas altas sobre la cabeza y unos ojos redondos, oscuros y separados. La cola, de implantación baja, es gruesa en el nacimiento y más fina en la punta.


Cuidados

A pesar de su reducido tamaño, el Coton de Tuléar es robusto y fuerte, puede vivir cómodamente al aire libre. Es un perro bastante activo, lo preferible sería que disfrutase de un jardín en el que pudiese cerotear y  gastar todo el exceso de energía. Si tiene que vivir en un piso es necesario que el dueño le de largos paseos y sesiones de juego.
Este perro requiere una seria y firme educación sobre todo si ha de vivir dentro de casa, el dueño debe conseguir calmarlo cuando haga falta.
El pelaje del Tuléar se cuida con facilidad, cepillarlo y peinarlo una vez al día seria suficiente para mantenerlo sano y brillante. Si el perro vive continuamente en el jardín, es aconsejable lavarlo a menudo, unas dos veces al mes.

El Coton de Tuléar es un perro robusto del que se conocen casos de displasia de codo, y problemas oculares.