Comportamiento

El Chesapeake Bay Retriever es un excelente rastreador capaz de localizar una pieza en las peores condiciones y cobrarla a la perfección. Es un perfecto nadador rápido e infatigable y contrariamente a las historias que se cuentan sobre él, no es aconsejable que pase muchas horas en el agua helada ni es capaz de quebrar el hielo para recuperar la pieza.

El Retriever de la Bahía de Chesapeake es independiente, tranquilo, leal, valeroso. Es bastante dominante, protector y un poco bruto, lo cual implica que el dueño ha de tener bastante paciencia a la hora de educarlo y adiestrarlo. Le gusta el agua y no dudará en zambullirse en ella a la mínima ocasión.


Origen

Los antepasados del Chesapeake Bay Retriever son dos Terranovas que, en 1807, viajaban en un barco inglés que se zozobro cerca de las costas de Maryland. La tripulación fue rescatada y estos perros se adaptaron rápidamente al clima y al territorio. Se piensa que el Retriever de la Bahía de Chasepeake fue el resultado de la mezcla de estos dos Terranovas con unos perros de muestra amarillos de la región.


Caracteristicas

  • Altura a la cruz: de 58 a 66 cm en el macho
  • Peso: unos 30 kg
  • Capa: desde el color fuego al de paja, pasando por el de hoja muerta
  • Aptitudes: muy grandes para encontrar y cobrar las piezas en el agua o terrenos muy difíciles

El Chesapeake Bay Retriever se caracteriza principalmente por su capa aceitosa de color hierba seca, en tonalidades que pueden ser el marrón oscuro hasta el color paja mate. El pelo exterior es grueso y corto y el subpelo es espeso y lanoso. Tiene una cabeza ancha y redonda y unas orejas pequeñas insertadas bien altas. Los ojos son grandes y de color amarillo o ámbar. La cola le llega hasta el corvejón, y es recta o un poco curvada.


Cuidados

Hay que tener presente que el Retriever de la Bahía de Chesapeake tiene una capa aceitosa, por lo que si se queda dormido en una alfombra o sofá dejará una mancha como recuerdo.
No es un perro que le gusta estar todo el día dentro de casa, aunque disfruta de los ratos que pasa en familia. Precisa hacer mucho ejercicio y entrenamiento.
Es importante comenzar la educación del Chesapeake desde pequeño, ya que durante el crecimiento los machos intentaran probar hasta dónde llega su autoridad. Para que sea más sociable, es aconsejable que el perro se acostumbre a estar con las personas y otras mascotas.

El Chesapeake Bay Retriever es propenso a padecer atrofia progresiva de retina. Por su tamaño, también podría verse afectado por la displasia de cadera o de codo.