Torpedos listos para ser montados en la panza del avion
Torpedos listos para ser montados en la panza del avion

El 24 de mayo, poco después del mediodía, el HMS Victorious escoltado por cuatro cruceros ligeros navegan directos hacia el Bismarck, esa misma noche deberán detener al navío alemán o por lo menos entorpecer su marcha lo máximo posible. Si el ataque fallase perdería una importante ventaja y el portaaviones no podrá tomar parte en la persecución del convoy alemán previsto para la mañana siguiente. a medida que pasan las horas comienza a caer el sol, el capitán Bovell duda cada vez mas sobre la viabilidad de llevar a cabo su mision. El navío lleva dos semanas en servicio y la tripulación no a tenido tiempo de acostumbrarse a sus tareas, pero lo mas preocupante es la falta de aviones operativos, de 15 aviones solo 9 son torpederos que no pueden alcanzar grandes velocidades.

Portaaviones británico HMS Victorious
Portaaviones británico HMS Victorious

Para colmo de males la mayoría de la tripulación de los torpederos carece de la experiencia necesaria y ni han despegado nunca de un portaaviones. El capitán Bocell tiene ordenes que cumplir así que se espera que los novatos se lancen sobre el acorazado mas moderno de la marina de guerra alemana a bordo de unos aviones frágiles y anticuados aun así a las 22:14 se dan las instrucciones para que los aviones despeguen. En ese momento el HMS Victorious se encuentra a unos 230 km de distancias, esa distancia obliga a los torpederos a volar al limite de su autonomía. en vista de esta situación tan solo cabe esterar que localicen al navío alemán lo mas pronto posible para evitarse complicaciones en el viaje de vuelta.Tras sonar la señal de combate las tripulaciones se dirigen a los aviones formados en cubierta, los primeros aviones comienzan a despegar entre altos penachos de espuma y de manera paulatina pero constante los nueve torpederos abandonan la pista, seguidos de algunos cazas dotados con sistemas de observación y radar. Con una velocidad de 85 nudos, velocidad máxima a plena carga se dirigen  hacia el sur. El jefe de escuadrón organiza sus fuerzas en tres alas formada por tres aviones cada una. todos deberán hacer frente al pésimas condiciones meteorológicas, tengamos en cuenta que las cabina abiertas no protegen mucho al pilot , lo mismo le ocurre al oficial de navegación que se sienta tras el piloto, también hace labores de observación, el operador de la radio y la ametralladora se sienta  detrás del oficial de navegación. 

Un Fairey soltando un torpedo
Un Fairey soltando un torpedo

Bajo el fuselaje carga un torpedo aire-mar de 457 mm. de diámetro con 760 Kg. de peso a pesar de su tamaño no sabían a ciencia cierta si serian capaces de provocar suficiente daño como para perforar el grueso blindaje del Bismarck. A la 23:00 el escuadrón se encuentra bastante cerca del objetivo así parece indicarlo el primitivo sistema de radar instalado en el fairey que pilota el capitán Esmonde, en el visor se adivina el perfil de un navío, todo cabe pensar que es el Bismarck. Al cabo de unos minutos el barco desaparece y el radar no parece funcionar, deciden dirigirse hacia el noroeste. De repente aparecen dos puntos luminosos en la pantalla se trata de dos barcos británicos que van persiguiendo al Bismarck, tras realizar una maniobra de descenso reconocen la silueta de sus navíos y se ponen en contacto por radio, el HMS Norfolk les informa de la situación del Bismarck, los nueve Fairey bajan hasta los 400 m. de altitud se colocan en formación de ataque. Sin embargo los pilotos se dan cuenta del heror en el ultimo momento, el barco que se encuentra delante no puede ser el Bismarck, es demasiado pequeño  y ademas no a respondido al ataque, se trata de un buque guardacostas que buscan por la zona supervivientes de un convoy que acaba de ser atacado por un submarino.

Fotografía tomada poco antes del ataque al Bismarck
Fotografía tomada poco antes del ataque al Bismarck

Minutos después ocho de los torpederos, se ve que uno se perdió durante la maniobra se dan de bruces con el Bismarck que abre fuego inmediatamente. las baterias antiaéreas del Bismarck se encuentra a unos 10 km. de distancia y su tripulación se encuentra en guardia, preparados para darles una buena bienvenida. Los británicos ya no pueden contar con el factor sorpresa y deben hacer todo lo posible para defenderse del feroz ataque, de inmediato se elevan a 400 m. se lanzan en picado sobre el Bismarck. Los dos aviones se dividen en dos grupos y atacan al navío por ambos costados

Fairey en formación de vuelo
Fairey en formación de vuelo

El capitán Esmonde se aproxima por estribor, como si fuera a estrellarse contra su costado a unos 2000 m. de distancia desciende bruscamente a unos 15 m. sobre el agua, las olas salpican el tren de aterrizaje del biplano, haciendo caso omiso a los estallidos de los proyectiles continua su avance hacia el Bismarck, el cual abre fuego con sus batieras pesadas, levantando grandes penachos de agua amenaza al biplano con partirlo por la mitad, cuando solo quedan unos 200 m. de distancia el capitán Esmonde se da cuenta de que es el momento de soltar el torpedo, sujeta los mandos con firmeza y se asegura de  que el morro quede un poco hacia arriba para que el torpedo caiga en angulo recto y no se hunda. El torpedo se dirige hacia el navío alemán pero este realiza una maniobra de evasion y el torpedo pasa de largo, tras liberar la carga se dispone a abandonar la escena y este casi se estrella contra la super estructura.

Vuelos de prueba
Vuelos de prueba

en el segundo intento uno de los biplanos logra hacer blanco provocando una fuerte explosión en medio de la cintura blindada del navío. A pesar de recibir el impacto de un torpedo en mitad de su cintura blindada, el barco apenas se mueve, los marineros del interior del navío son los más afectados con un gran estruendo pero sin mayores consecuencias , inmediatamente se pone en marcha el plan de emergencia con resultados favorables, los puntos más importantes del navío no han sido afectados y solo ay que lamentar la muerte de un marinero El Bismarck continua con rumbo sur pero se ve obligado a reducir la velocidad a 16 nudos, esto se debe que las reparaciones de urgencia relazadas en el casco se han visto dañadas durante el bombardeo, tuvieron que aumentar la velocidad y las maniobras en zigzag

 

Posarse en cubierta con mar brava no era facil
Posarse en cubierta con mar brava no era facil

La tarde del 26 de mayo, 15 torpederos se preparan para despegar del portaaviones HMS Ark Royal no sin grandes dificultades logran despegar todos, teniendo en cuenta que el resto de portaaviones prohíben despegar por las pésimas condiciones meteorológicas despegar fue todo una hazaña, poco después, el radar del biplano que abre la formación detecta un barco a 36 km a estribor, se acercan al barco y saliendo de entre las nubes lanzan sus torpedos, la mayoría de los pilotos no se dan cuenta del error cometido y los que lo se dan cuenta es demasiado tarde, los británicos no han disparado al Bismarck si no al HMS Sheffield, nadie entiende semejante equivocación, para empezar el Bismarck es 80 m. mas grande y el barco británico dispone de dos chimeneas, los barcos no se parecen en nada, además las baterías antiaéreas no responden al fuego, todo apunta a un grave error debido al estrés de combate. La suerte acompaña al HMS Sheffield, la mayoría de los torpedos estallan antes de alcanzar el objetivo o explotan mas tarde de lo debido y un rápido viraje esquiva los últimos torpedos, esto es un golpe de suerte para el Bismarck, los hidroaviones solo disponen de un torpedo así que tendrán que volver al portaaviones y volver a cargar regalando al Bismarck unas horas, tres torpederos se pierden al aterrizar en el portaaviones pero inmediatamente se vuelven a mar, a las 19:15 una quincena de torpederos despegan una vez más, sin estar muy seguros de poder realizar la misión 

Los torpederos se dirigen al sureste, poco antes de las 20:00 h. los pilotos avistan un crucero ligero que les servirá como punto de referencia para localizar al Bismarck, en un primer intento no consiguen dar con el Bismarck, pero volverán a intentarlo, las nubes están bastante bajas, solo a 200m. por encima del agua, esto perjudica que los pilotos mantengan el contacto visual y la formación, a las 20:45 distinguen al Bismarck a unos ocho km. Se van aproximando y el resto de la escuadra se va reuniendo iniciando el ataque a las 20:55, los torpederos atraviesan una cortina de fuego, tras el primer fracaso los pilotos británicos intentaran todo lo posible para no defraudar a sus compañeros así que se lanzan sobre el Bismarck sin importarles perder la vida, a unos 800m. tres torpederos lanzan sus torpedos, el Bismarck maniobra y logra esquivar dos torpedos pero el tercero logra impactar a las 21:05 cerca de la maquinaria del timón, los británicos no son conscientes del daño causado y pasaran varias horas hasta percatarse de las consecuencias para el Bismarck, se produce un segundo ataque del cual impacta otro torpedo en medio del casco, a babor, en total se han disparado 13 torpedos impactando solo dos, milagrosamente los aviones británicos sufren numerosos impactos hasta tal punto que varios torpederos no volverán a volar pero no sufren ninguna baja