Pintura

La pintura metálica viene en tonos oro, plata, aluminio y cobre, se puede mezclar con cualquier color, los objetos pequeños se puede pintar con un pincel pero las superficies grandes como el fuselaje de un avión o la carrocería de un coche y conseguir un acabado bien liso es preferible pulverizar


Pasta

La pasta metálica en colores oro, cobre y plata se pueden mezclar entre sí para variar el color, resulta muy útil para dar los acabados de los vehículos como por ejemplo la salida de gases de un reactor. Para aplicar la pasta cogemos una esponja con un poco de pasta metálica y vamos extendiendo una capa fina y uniforme, terminamos puliendo con un paño hasta conseguir el brillo deseado. Se puede diluir la pasta con aguaras y aplicarlo con un pincel


Papel metálico

Los acabados metálicos con laminas resultan muy realistas, podemos utilizar papel de aluminio de cocina que pegaremos aplicando barniz mate y encima el papel de aluminio y luego frotaremos con un paño suave el problema es que no admite bien las curvas.

También se puede usar láminas de papel metálico especial para maquetistas que es autoadhesivo y se adapta muy bien en las curvas sin arrugarse.

La textura del metal puede variar dependiendo como lo coloquemos diferenciando así las diferentes partes de la maqueta.

Los paneles mal aplicados se pueden quitar con una cuchilla, las juntas no deben notarse y las arugas pequeñas pueden eliminarse con el rabo de un pincel


Aplicación de hoja metálica


Coloque sobre la maqueta un trozo de hoja un poco mayor del área que vamos a cubrir, presionamos con el dedo del centro hacia fuera

Corte el sobrante siguiendo la línea del fuselaje con una cuchilla muy afilada sin rasgar la hoja


Bruña la hoja con un paño suave repita el proceso con el resto de los panales, en el caso de cubrir toda la maqueta puede resultar mas cómodo cubrir las alas por poner un ejemplo antes de finalizar el montaje