Motores eléctricos

No hace muchos años los motores eléctricos solo se montaban en coches y barcos debido al peso de las baterías, actualmente las baterías han aumentado su potencia y reducido su peso lo cual nos permite montarlo en aviones. Los motores eléctrico tiene menos autonomía que los motores de combustión pero ofrece ciertas ventajas, es muy silencioso y apenas necesita mantenimiento salo la carga de las baterías, no necesita rodaje y se arranca con solo presionar un botón. Se fabrican en tamaños que oscilan entre 0.33 y 6.5 lo que significa que tiene una potencia equivalente a la de un motor de bujías de incandescencia de idéntico desplazamiento en c/c. El motor, batería y accesorios pueden adquirirse por separado lo conectamos y listo. Hay sistemas bimotores alimentados por baterías de idéntico tamaño y capacidad doble, admiten la incorporación de un tercer motor y el acoplamiento con otro sistema bimotor, todos ellos pueden controlarse desde un solo mando, a diferencia de los de combustión interna que necesita una complicada interconexión de aceleradores para funcionar correctamente sincronizados.


Principio de funcionamiento

Un motor eléctrico funciona gracias a las fuerzas naturales de atracción y repulsión de los imanes. Cuando un conductor es atravesado por una corriente eléctrica se crea un campo magnético y si el conductor esta enrollado en espiral y situado entre los polos positivo y negativo de un imán permanente se moverá. Este conductor se llama electroimán. En los motores de maquetas los imanes permanentes llamados de campos, están fijos en la cara interna de un cilindro en cuyo centro gira un eje con tres o más electro-imanes, cada uno de estos consiste en un enrollamiento de cobre interno a un núcleo de hierro que concentra el campo magnético, el conjunto de electro-imanes se llama inducido.

En modelismo se usan siempre motores de continua que alimenta el inducido por medio de las escobillas, estas son contactos fijos al cilindro y que rozan contra otros montados en el árbol del motor, cada uno de los cuales está a su vez conectados a un electroimán del inducido, estos contactos del árbol se agrupan en lo que se llama colector, cuando el motor se conecta la corriente lega a uno de los electroimanes que se magnetiza y es derivado por el campo de los imanes permanentes arrastrando consigo el árbol y poniendo las escobillas en contacto con otros terminales del colector, este proceso se repite y mantiene el giro continuo del árbol, para invertir el giro solo tenemos que conmutar los terminales positivo y negativo de la batería


Baterías

Los motores eléctrico se alimentan con acumuladores que se cargan tan solo en 30 minutos se usan en baterías de 3,4 y 8 unidades, cada una con 0.6 o 1.2 amperios, cuanto más potente sea el motor mayor será la batería que necesite y en los motores muy grandes será necesario utilizar varias, para cargar la batería conecte un extremo del cable de carga y el otro a los bornes de una batería de 12v. o al encendedor de un coche si dispone de un enchufe adecuado, para esta operación el motor del coche debe de estar parado, la longitud del cable es específica de cada batería y no debe ser cambiado, cargaremos durante el tiempo recomendado por el fabricante, un monitor de carga o un cargador rápido nos indicara cuando se ha completado el proceso, las baterías de níquel cadmio se calientan mientras se usan, por lo que se recomienda colocarlas en una posición ventilada, nunca deben cargarse estando calientes porque el proceso no llegara a completarse si la autonomía basa progresivamente puede ser que no deja enfriarse del todo la batería, la hélice o los engranajes del vehículo afectan también a la duración de la batería ya el gasto es tanto más rápido cuanto mayor sea la carga del motor, podríamos decir que una hélice de paso estrecho permite al motor alcanzar su velocidad máxima con menos esfuerzo, una hélice de paso ancho sobrecargaran las baterías y las dañara, seguiremos los consejos del fabricante


Control de velocidad

Control de velocidad ser efectúa mediante un reóstato o un dispositivo electrónico que regula la corriente entregada al motor, el reóstato mas sencillo tiene tres posiciones, alta baja y desconectado, los de circuito impreso dan más velocidades incluida la marcha atrás y una transición más suave entre ellas, en un reóstato de brazo deslizante el contacto no se interrumpe nunca y el motor y el motor va desde la velocidad más alta hasta detenerse sin sobresaltos, todos estos dispositivos se controlan desde un servo, los reóstatos se calientan sobre todo a baja velocidad y deben situarse en un lugar ventilado, los controladores electrónicos se conectan directamente al receptor de radio sin necesidad de servo, permiten el control continuo y a diferencia de los reóstatos no provoca pérdida de potencia

reóstato de circuito impreso

reóstato de brazo deslizante


 

 

 

 

 

variador de velocidad electrónico


Evitar interferencia

los circuitos eléctricos de los modelos radio controlados deben estar cuidadosamente instalados para evitar interferencias en la trasmisión que podría afectar al control, todas las conexiones deben ir aseguradas y soldadas si es posible batería y motor deben ir cerca para reducir la longitud del cable y a su vez lejos del receptor sobre todo de la antena y los servos, la corriente eléctrica puede formar arco al saltar entre las escobillas y el colector por lo que los motores suelen llevar antiparasitarios para suprimir el fenómeno y evitar su influencia sobre las señales de radio, si el motor no lleva antiparasitario le instalamos uno, los motores con escobillas de carbón y carcasa metálica provoca menos interferencias


Hélices de paso

Las hélices se clasifican según el diámetro y paso, cuanto más largo sea el paso más rápido será el avance suponiendo que el motor sea capaz de soportar la mayor carga que ello implica, los kit y los planos suelen especificar la potencia del motor, y los fabricantes de motores recomiendan el tamaño de la hélice adecuado, las hélices de avión se construyen en madera o nylon, las de madera y nylon reforzados soportan cualquier potencia, mientras que las de nylon solo se rompen a grandes velocidades, las de madera son más sensibles a los golpes, las hélices marinas se fabrican en nylon o metal, las primeras tienen la ventaja de romperse si se enredan con algo, las metálicas duran mas pero trasmiten los esfuerzos de los posibles golpes a otros componentes de la embarcación