Por que vuelan los aviones

La hélice proporciona el impulso que mueve el aparato hacia delante y provoca que el aire que circula sobre las alas genere una fuerza ascensional llamada sustentación. Para que el avión vuele, la resultante de las dos fuerzas debe superar a la del par formado por la resistencia del aire y el peso del aparato. La cara superior del ala se eleva formado una suave curva cuyo punto más alto esta tras el borde del ataque, a un tercio de la anchura aproximadamente. Esta forma hace que el aire que pasa sobre el ala recorra un camino más que el que pasa por debajo, lo que le obliga a ir más rápido, la caída de presión resultante en la parte superior combinada con el aumento en la inferior determina la aparición de una fuerza ascensional. El borde de ataque del ala es romo para mejorar la estabilidad, mientras que el de fuga es afilado para lograr un flujo de aire uniforme, con el fin de mejorar la sustentación, el borde fuga suele curvarse hacia abajo formando así una depresión que acelera hacia abajo la corriente de aire, este tipo de perfil no es apropiado para vuelo acrobático, ya que no vuela bien boca abajo, aunque genera menos sustentación el diseño simétrico es más favorable al vuelo invertido. Cuanto mayor sea la superficie alar mayor será la sustentación. El ángulo al que el ala choca con el flujo de aire llamado ángulo de ataque, también afecta a la sustentación, las alas se montan en el fuselaje con la inclinación que da lugar a la mayor sustentación. La posición de las alas respecto al centro de gravedad influye en la estabilidad lateral del aparato. Un avión del ala alta tiene una estabilidad propia superior a la de orto de ala baja, y son aun más estables los de ala en diedro, inclinadas hacia arriba


Perfil inferior plano

Perfil inferior cóncavo


La disposición en diedro da mucha estabilidad

Perfil simétrico para acrobacias



Funcionamiento del planeador

Un planeador genera movimiento de avance inclinando el morro, en esta posición la sustentación no se opone completamente al peso, lo que genera una pequeña fuerza de avance suficiente para superar la resistencia del aire. Un planeador puede permanecer en vuelo mientras el aire ascienda a velocidad superior a la que desciende. El aire puede ascender por su mayor temperatura o desviado hacia abajo por montañas, colinas.



Las superficies de control

La posición de un aparato de alas fijas se controla por medio de unas superficies articuladas que forman parte de los bordes de fuga de las alas, los estabilizadores de cola y la deriva y que se conoce como alerones y timones de profundidad y dirección, Estas superficies funcionan desviando la corriente de aire que pase sobre ella provocando en el aparato una fuerza de dirección opuesta a la desviación. Siempre se sitúa lo más lejos posible del centro del avión para lograr el máximo brazo de palanca. Loa alerones se mueven en direcciones en direcciones opuestas de forma que al operario vera que un ala sube y la otra baja. En un giro la resistencia al aire del ala baja es mayor lo que favorece el viraje. El timón de dirección dirige el aparato a la izquierda o la derecha, también lo desvía lateralmente y si se usa solo tiende a bajar el morro. El timón de profundidad permite descender subiendo y bajando la cola.

Los alerones inclinan el aparato

El timón hace virar al aparato


El timón de profundidad sube y baja la cola