Aeromodelismo

El aeromodelismo es sin duda una de las modalidades más exigentes del modelismo, ya que los aparatos construidos han de ser capaces de volar y los fallos de diseño desembocaran en un accidente. Si no tenemos experiencia lo mejor es empezar con un modelo sencillo y pasemos regularmente a modelos más complicados, elegiremos un modelo fácil de construir y robusto para poder resistir los primeros aterrizajes que será bruscos, sobre todo al principio. Es posible que nos interese mas el vuelo por lo que podemos elegir modelos casi listos para el vuelo que no requiere mucho trabajo el montaje y sin acabados complejos, eso si resultan más carros.


Elección del aparato

Los modelos más baratos y mas vaciles de usar son los planeadores o aparatos con sencillos con motores de gomas que resultan bastantes silenciosos, los motores de combustión, eléctricos o de CO2 resultan más caros. En todo caso el motor no debe de ser muy potente, 2,5 cc como máximo. El vuelo circular es un buen inicio en el vuelo a motor, el aparato se controla mediante cables y vuela en círculos alrededor del operador. Una vez cogida la experiencia necesaria tanto en el montaje como en el pilotaje podemos pasar a los modelos de radio control, la técnica del montaje es la misma pero el pilotaje se debe de aprender, se recomienda aprender con un aparato entrenador, llamado así por su gran estabilidad que nos ayudara en los aterrizajes. Es muy aconsejable asociarse a un club que nos da acceso a un campo de vuelo y las actividades organizadas que nos facilitara el aprendizaje