Loading

Cañones de 100 mm. Manejados por marinos del HMS Zulu
Cañones de 100 mm. Manejados por marinos del HMS Zulu

Sobre la media noche los británicos pierden de vista al Bismarck, solo tardaran media hora en volver a localizarlo no tardando mucho en hostigarlo, atacado por ambos lados el destructor HMS Zulu se acerca a los alemanes disparando dos torpedos, pero falla exponiéndose al fuego alemán, de inmediato inician una maniobra de retirada, acto seguido el HMS Maori lanza otro ataque con torpedos, a pesar de intentarlo dos veces tienen que retirarse, el Bismarck continua siendo hostigando pero si causar daño alguno, entre unos y otros lanzando bengalas iluminan el cielo, poco apoco todo los destructores británicos lanzan sus torpedos, no está claro que alguno de los torpedos diera en el blanco, a pesar de que los mensajes británicos informan de varios aciertos, los mensajes alemanes informan de lo contrario pero según las declaraciones de un superviviente del Bismarck que estaba destinado en el centro de control de tiro, concretamente se encarga de la vigilancia del panel que mostraba la situación de todas las dependencias del barco así que esta al corriente de cualquier anomalía causada por un torpedo, pues según su testimonio todo se mantuvo en orden aquella noche, en todo caso si se produjo algún impacto de torpedo no causo grandes daños


El destructor británico HMS Sikh, fotografiado en 1938
El destructor británico HMS Sikh, fotografiado en 1938

Los destructores británicos no volverán a hostigar al Bismarck en lo que queda de noche, básicamente porque no les quedan torpedos, solo el hecho de no perder de vista a los alemanes cumplen con creces su misión no contentos con eso se han enfrentado al poderos Bismarck que les supera en armamento, los ataques de los británicos estaban destinados al fracaso, las distancias son muy largas y la mala mar hace imposible hacer blanco, no se podrá decir de los británicos que actuaron con poco valor y arrojo sino todo lo contrario, mientras tanto en el Bismarck los hombres se esfuerzan en mantenerse alerte no abaldonan sus puestos ni para comer y para empeorar la situación la moral de los marinos está muy baja, muchos se dan cuenta por primera vez de que el Bismarck no es indestructible, cada vez son más los grupos destinados a repara el timón pero apenas logran avances, a pesar de las averías todos los sistemas defensivos funcionan perfectamente lo que da un poco de esperanza, esperanza que no comparte el almirante Gunther Lutjens que envía un mensaje a Alemania “Navío incapaz de maniobrar. Lucharemos hasta el último cartucho. Larga vida al Fuhrer” en sus palabras se nota un pesimismo terrible no se sabe muy bien el porqué de su pesimismo, la situación es grave pero en ese momento la situación no parece tan desesperada, los trabajos continúan y no terminaron de redactar los informes, cabe la posibilidad de que los conocimientos técnicos sobre los punto más débiles del Bismarck han llevado al almirante a tan rápida conclusión, sea como sea la obstinación del comandante en jefe de la flota es más que evidente, su vida y la de los 2.200 hombres no tiene la menor importancia


Submarinos alemanes como este intentaran socorrer al Bismarck
Submarinos alemanes como este intentaran socorrer al Bismarck

A las 22:30 el Bismarck recibe un mensaje del grupo norte, informando de que ocho submarinos se dirigen hacia la posición del Bismarck, tales submarinos se encuentran en alta mar, la noticia provoca un gran alboroto en todo el barco pero la noticia no es del todo realista, la mayoría han gastado parte de su munición o han sufrido alguna avería para rematar la mayor parte se encuentran muy lejos del Bismarck, una vez más cabe preguntarse por qué no se han enviado los submarinos más preparados y como no les enviaron antes, un poco más tarde se informa por megafonía que varios escuadrones de la Luftwaffe, así como varias docenas de bombardeos Junkers aparecerán muy pronto en el cielo, una vez mas es oculta información la verdad es que los refuerzos aéreos no se les espera a corto plazo, poco a poco el cerco se estrecha, los británicos se acercan cada vez mas y los más veteranos se dan cuenta de que no recibirán ayuda, máxime cuando reciben mas masajes desde Alemania que suenan mas a despedida que a dar ánimos, viéndolo con cierta perspectiva uno se da cuenta de que los refuerzos navales tardaran 20 horas en poder estar en disposición de ayudar al Bismarck y la aviación solo pude dar cierta cobertura, así que resulta evidente que el mal tiempo los pocos efectivos navales disponibles en ese momento y la mala previsión de ciertos departamentos navales hacen imposible que se les pueda ayudar


Cubierta superior del Bismarck, visto desde el costado de babor
Cubierta superior del Bismarck, visto desde el costado de babor

Las reparaciones del timón del Bismarck se detienen, el poco espacio y la mala mar hacen imposible hacer nada para repararlo, el timón continua totalmente bloqueado, ya no hay duda, la imposibilidad de maniobrar hace muy cificil intentar huir de los británicos o de ser rescatados, para rematar la turbina de estribor se para, seguramente por las largas horas de continuo esfuerzo, pero milagrosamente vuelve a arrancar, los hombres del Bismarck dispondrán de un breve descanso, todo lo que se puede descansar sabiendo que varios destructores les persiguen y un poco más lejos se encuentra el HMS King George V y el HMS Rodney que también persigue al Bismarck, todos ellos soportan la tormenta sin perder de vista a los alemanes, solo esperan que amaine para comenzar la batalla, momento que utilizan los británicos para preparar los planes de batalla, el almirante John Tovey que en ese momento se encuentra en el puente del HMS King George V, planea atacar la mañana del 27 de mayo , todo dependerá de que el tiempo mejore, se decide aproximarse al Bismarck desde una posición nornoroeste, en ese momento los buques insignia se desvíen hacia el sur y ataquen al Bismarck


Bote de goma hinchable situado en el puente superior del Bismarck
Bote de goma hinchable situado en el puente superior del Bismarck

La estrategia de los británicos pasa por aprovechar la posición del sol para aproximarse con la mayor cobertura posible, eligen una formación abierta para así disponer de movilidad independiente, el mismo almirante espera que los alemanes terminen de desmoronarse al darse cuenta de que les acosan numerosos barcos de guerra británicos, sobre todo después de tan larga persecución, una opinión bastante optimista conociendo los marinos alemanes, el almirante también cuenta con los cruceros pesados HMS Norfolk y HMS Dorsetshire que se aproximan por el norte sin olvidar el portaviones HMS Ark Royal que puede lanzar sus torpederos, todo parece indicar una rápida victoria, lo que es seguro es que ambos bandos disponen de tiempo para prepararse, solo el mal tiempo podría dar un respiro al Bismarck, tengamos en cuenta que la mar está muy arbolada impidiendo que puedan despegar los torpederos, incluso los acorazados tienen que enfrentarse a grandes olas haciendo imposible entablar combate, sobre las 8.00 la mayoría de los barcos británicos se van situando en sus posiciones, esta vez será difícil que el Bismarck consiga escapar, la superioridad británica es muy superior pero el Bismarck no está vencido podría dar una sorpresa sus poderosos cañones continúan en perfecto estado