Primer plano de la cubierta del Bismarck, corresponde al área que rodea la catapulta
Primer plano de la cubierta del Bismarck, corresponde al área que rodea la catapulta

El Bismarck logra zafarse de los ingleses por la noche , la noticia se trasmite por todos los rincones del barco y el optimismo resulta más que evidente en los rostros de los marineros, parece ser que el camino se encuentra despejado, a pesar de las averías sufridas y el inconveniente de no poder ascender al combustible si no surgen inconvenientes lograran llegar a Francia, combustible tienen mucho pero no poden bombearlo a las turbinas y para poder continuar navegando se mezclan diferentes tipos de combustibles, esto implica que deberán cambiar los quemadores nada más llegar a puerto, los marineros han pasado momentos angustiosos así que se relajan no sin dedicar tiempo en la puesta a punto del materia así como intentar repara las bombas de combustible sin mucho éxito, la alegría dura poco el capitán informa del riego de ser interceptados por los ingleses y de ser así el combate será bastante más duro que los anteriores, a pesar del mensaje del capitán los marineros se mantienen tranquilos


Puente de señales de popa del Bismarck
Puente de señales de popa del Bismarck

El capitán recibe mensajes felicitando de la victoria conseguida contra el HMS Hood, el mismo Hitler envía un escueto mensaje, pero esto no anima al capitán que se muestra pesimista con la situación del Bismarck, en la mente del capitán no deja de repetirse las palabras del capitán pronunciadas antes de zarpar “Soy consciente de que, a causa del desequilibrio de fuerzas entre alemanes y británicos, tarde o temprano me veré en trance de sacrificar mi vida y he decidido afrontar la empresa que se me ha hecho el honor de encomendar” está claro que el capitán está dispuesto a sacrificarse pero dudo mucho que el resto de marineros piense lo mismo. A causa de la falta de combustible han tenido que reducir la velocidad, este hecho que parece meramente circunstancial tiene una gran importancia de haber navegado a toda velocidad en esos momentos estaría en aguas donde bien podrían recibir cubertura aérea y tener protección de aviones y submarinos, los oficiales intentaran por todos los medios de mantener la moral alta, labor que resultara complicada


Submarino alemán de la clase VII C
Submarino alemán de la clase VII C

A lo largo de la tarde del 25 de mayo de 1941, a bordo del Bismarck se respira una cierta calma a pesar del pesimismo de su capitán, todos se encuentran en sus puestos de combate no sin reflejarse el cansancio de tanto tiempo en tensión, mientras tanto los marinos intentan sacar combustible de los depósitos que quedaron inundados, una tarea complicada pero consiguen sacar un poco de combustible que les permite acelerar un poco más, pero lejos de los 28 nudos, se reciben noticias del grupo norte informándoles que los ingleses tienen problemas de combustible, tanto es así que uno de los barcos ingleses tiene que abandonar la persecución por la falta de combustible esta noticia levanta la moral de los marinos alemanes, el destino no se lo pone fácil al Bismarck les amenaza otro problema, el agua de mar amenaza con mezclarse con el combustible lo que podría averiar las turbinas que aun funcionan, el impacto del torpedo que en un principio parecía sin importancia a resultado perjudicial permitiendo la entrada de agua marina a través del doble casco, cuando entra combustible contaminado en las turbinas estas producen un chisporroteo dando la impresión que las caldera explotara


La cúpula del centro de control de tiro antiaéreo
La cúpula del centro de control de tiro antiaéreo

La tarde del 25 de mayo, el capitán Lindemann se le ocurre una idea para engañar al adversario, reúne unos cuantos carpinteros y les ordena una estructura de madera gigantesca así que se ponen manos a la obra los ingenieros unen chapas y se cosen trozos de lona la idea es construir una chimenea del tamaño de la verdadera, intentaran pasar por un barco ingles o americano que suelen portar dos chimeneas, la idea en si no es mala los pilotos de reconocimiento al volar a gran altura no les resultara sencillo realizar una buena identificación, sobre todo de noche incluso en la sala de radio se preparan varios mensajes en ingles para hacer las creíble el engaño, en el caso de encontrarse con los ingleses dispondrán de un tiempo precioso hasta que se den cuenta del engaño, los trabajos de camuflaje continúan toda la noche, tras pintar de gris la chimenea falsa descansa en la cubierta pero los constantes vuelos de vigilancia alrededor del Bismarck que resultan ser en su mayoría falsas alarmas que entorpecen las maniobras de izado, se ordena continuar con los trabajos al menos que se dé la orden de listos para el combate, por una desconocida razón nunca se llega a izar, de haberlo hecho posiblemente les hubiera servido para ganar tiempo, en todo caso serbio para mantener a los hombres ocupados


Un hidroavión Catalina en Loch Ryan (Escocia)
Un hidroavión Catalina en Loch Ryan (Escocia)

El atardecer del domingo se reciben noticias del grupo oeste que informa de los preparativos realizados en Francia “ fuerte contingente disponible para el despliegue aéreo durante la llegada del Bismarck” también se les informa la disposición de tres destructores que darán escolta al Bismarck asta lugar seguro, esto son buenas noticias teniendo en cuenta que esa misma noche quedaran en el radio de acción de los bombardeos alemanes, sin embargo la preocupación del capitán se centra en el ataque de los portaviones ingleses que podrían desplegar por esa zona, las condiciones meteorológicas empeoran considerablemente, poco antes del amanecer reciben nuevas órdenes, deberán enarbolar un pabellón azul para que pueda ser identificado por los submarinos alemanes, a las 4:30 de la mañana se emite un comunicado por megafonía “ hemos dejado atrás Irlanda en nuestro curso hacia Saint-Nazaire. Al mediodía habremos entrado en la zona de operaciones de los submarinos alemanes, así como dentro del alcance de nuestra aviación. A las 12:00 esperamos ver aviones Condor en el cielo” los alemanes no consiguieron anticiparse a los problemas del Bismarck y de haber mandado refuerzos al encuentro del Bismarck, hubieran resultado muy útil. En esos momentos las condiciones meteorológicas han empeorado tanto en el golfo de Vizcaya que se han pospuesto el despliegue de las fuerzas de escolta, poco después los vigías de una batería antiaérea avistan la presencia fugaz de un hidroavión británico entre las nubes avión a babor”