Loading

El almirante John Tovey, a bordo del HMS King George V
El almirante John Tovey, a bordo del HMS King George V

El 21 de mayo el HMS Hood y el HMS Prince of Wales parten de la base de Escapa Flow y toman rumbo noroeste, al día siguiente el resto de la flota se pondrá en marcha. Casi al mismo tiempo, bombardeos británicos vuelan en dirección noroeste, esperan que el convoy alemán continué en los fiordos noruegos, los aviones se acercan a Bergen y entre la espesa bruma divisan la silueta de dos grandes navíos por lo que se ven obligados a lanzar las bombas a ciegas, las baterías antiaéreas disparan sin cesar todo esto conlleva que los pilotos no pueden confirmar si se trata del Bismarck y menos si han hecho blanco, mas tarde sabrán que le Bismarck se encuentra más al norte está claro que las condiciones meteorológicas hace casi imposible que los vuelos de reconocimiento tengan éxito pero los ingleses continúan mandando vuelos de reconocimiento


Unos bombardeos como este bombardearon Bergen
Unos bombardeos como este bombardearon Bergen

Al mediodía del 22 de mayo el almirante decide permanecer anclado en puerto a la espera de los vuelos de reconocimiento sin embargo por la tarde el comandante de una de las bases aéreas situadas en las islas Orcadas se empeña en volver a sobrevolar una vez más la costa noruega pero los aviones destinados a tal fin han sido trasladados a otro lugar así que no tiene más remedio que utilizar un bombardeo destinado a remolcar los blancos con los que se hacen las prácticas de tiro así que con un avión sin equipar emprenden vuelo con otros cuatro voluntarios, realizan un vuelo a baja altura para evitar los radares alemanes, algo peligroso ya que vuelan envueltos en niebla y a pocos metros del agua, poco antes de llegar a Bergen se despeja la niebla y toman altura, al cabo de unos minutos comprueban que los navíos no están ni tampoco en los alrededores deciden regresar básicamente por estar sometido a fuego antiaéreo, no sin enviar el siguiente el siguiente mensaje “Se han ido los barcos alemanes” debido a una interrupción en la trasmisión el almirante no recibe el mensaje hasta las 20:00, va ser complicado localizar al Bismarck debido a que puede tomar cualquier rumbo toman la decisión de movilizar toda la flota que abandonan la base de Scapa Flow


El Bismarck y el Prinz Eugen fotografiados en el estrecho de Dinamarca el 23 de mayo de 1941
El Bismarck y el Prinz Eugen fotografiados en el estrecho de Dinamarca el 23 de mayo de 1941

El 22 de mayo poco antes de la media noche el almirante Lutjens ordena que se vire hacia el oeste, está claro que no piensa acercarse al buque cisterna situado mucho más al norte, para él es mucho más importante alcanzar el atlántico norte, las nubes son bajas y continua lloviendo tienen que aprovechar las circunstancias. El 23 de mayo a las 4:00 se ordena subir la velocidad a 27 nudos y la climatología continua siendo malla lo cual alegra a los mandos alemanes todos confían que el tiempo continué así están tan contentos que piensan que podrán alcanzar los objetivo, toda la tripulación viven un momento de trance son conscientes de que las próximas horas serán cruciales


La cocina del Bismarck, posiblemente la zona más importante
La cocina del Bismarck, posiblemente la zona más importante

El Bismarck recibe un telegrama que les informa de que se han interrumpido el reconocimiento del estado del hielo en el estrecho de Dinamarca con lo que no podrán tener información fiable durante los próximos días, no se entiende esta decisión dado que cualquier información por muy insignificante que sea es vital para el éxito de la misión, hacia las 14:00 , la visibilidad cambia de inmediato lo que les hace visibles a los ojos de los ingleses, los marineros vuelven a sus puestos de vigilancia. El convoy se acerca al campo de minas así que se ordena activar el campo magnético, la situación está a puto de cambiar, dos cruceros pesados ingleses patrullan el estrecho a pocas millas de distancia de donde se encuentra el convoy alemán.


Al atardecer del 23 de mayo el HMS Sffolk avista a los dos navíos alemanes
Al atardecer del 23 de mayo el HMS Sffolk avista a los dos navíos alemanes

El convoy alemán se encuentran con dificultades para sortear las minas, ya que no dispone de ningún dragaminas que les abra paso y intentarlo llevaría mucho tiempo a la par de peligroso así que deciden desviarse 25 millas, la tripulación del Bismarck debe soportar noches heladas, lluvia y una mar muy encrespada, mientras tanto el HMS Suffolk acaba de repostar en su base zarpa de nuevo rumbo al estrecho de Dinamarca, este crucero tiene dos radares de última generación, con una antena giratoria de 50 cm. Con un radio de 13 millas y un ángulo de alcance de 270 grados, este era un dispositivo muy innovador, el radar demostrara ser un dispositivo crucial en los próximos días


El crucero pesado HMS Suffolk fue el primero en detectar al Bismarck
El crucero pesado HMS Suffolk fue el primero en detectar al Bismarck

El HMS Suffolk que patrulla el estrecho de Dinamarca navega muy cerca del banco de niebla en caso de avistar al Bismarck se dirigirán inmediatamente al banco de niebla las ordenes que recibieron dejaron bien claro que en ningún caso debe enfrentarse al Bismarck, debe seguirlo y no perderlo de vista, a las 19:22, un vigía del HMS Suffolk informa de que acaba de avistar dos navíos por estribor, el convoy alemán acaba de aparecer de la nada a tan solo 7 millas náuticas así que se encuentran dentro del radio de la artillería, se ordena virar a babor y avante toda, se comunica de inmediato el avistamiento del convoy alemán, nadie entiende que los alemanes no hayan abierto fuego, por otra parte los alemanes sí que detectan la presencia del barco ingles pero enseguida desaparece entre la niebla sin embargo los alemanes son capaces de detectar que el navío ingles les está siguiendo desde cierta distancia y lo que es peor han detectado y descifrado un mensaje del barco ingles avisando del avistamiento del Bismarck


El capitán dl HMS Suffolk no abandona el puente ni para comer
El capitán dl HMS Suffolk no abandona el puente ni para comer

El HMS Norffolk recibe un mensaje del HMS Suffolk advirtiendo del avistamiento del Bismarck pero curiosamente el capitán ordena cambiar al rumbo noroeste y avante toda, navegando a una velocidad de 30 nudos envueltos en niebla es muy peligroso, además el HMS Suffolk solo tiene un radar estático con un radio de acción bastante estrecho, navegan a ciegas, llega un momento que se despeja la niebla y aparecen las barcos alemanes tan solo a siete millas, sorprendentemente se acercan mas y mas el choque parece inminente así que viran a estribor y activan las maquinas de humo pero los cañones de 380 mm del Bismarck abren fuego tras disparar varias andanadas no consiguen hacer blanco y el barco ingles vuelve a desaparecer entre la niebla, parece inexplicable le temeridad del capitán del Norffolk poniendo en peligro la nave y lo que es peor la vida de sus hombres puesto que el mismo capitán sabía que no tenía ninguna oportunidad frente al Bismarck


Torre antiaérea con piezas de 102 mm del HMS Suffolk
Torre antiaérea con piezas de 102 mm del HMS Suffolk

Por su parte el capitán del Bismarck comunica de inmediato la escaramuza con los ingleses pero los mandos del grupo norte así como los encargados de la operación Rheinubung no le dan mucha importancia puesto que según ellos los acorazados más importantes de los ingleses permanecen anclados en puerto pero la realidad es otra lo cual será catastrófico como se comprobara más adelante. Los alemanes deciden que encabece el convoy el Prinz Eugen en cabeza del convoy, esta maniobra la han practicado en muchas ocasiones y aun así resulta peligrosa, justo en mitad de la maniobra el timón del Bismarck se bloquea y está a punto de chocar pero el Prinz Eugen consigue esquivarlo en el último momento, este cambio en la formación se debe a que el Bismarck tiene averiado el radar y estratégicamente colocando al Bismarck detrás podrá con sus cañones hacer frente a los barcos ingleses que les persiguen. Al poco rato se ven perseguidos por los dos barcos ingleses