Loading


El portaviones HMS Victorious, desde el que se desencadena el primer ataque aereo contra el Bismarck
El portaviones HMS Victorious, desde el que se desencadena el primer ataque aereo contra el Bismarck

Al anochecer del 25 de mayo los británicos siguen sin conocer la posición exacta del Bismarck lo único que saben con seguridad que los alemanes avanzan hacia la costa francesa pero el numero de navíos que toman parte en la persecución del Bismarck a disminuido en número debido a la falta de combustible, los británicos entienden que la única forma de volver a localizar al Bismarck es enviando numerosos aviones de reconocimiento, la movilización es masiva y los cielos se llenan de hidroaviones Catalina, a las 8.30 con un tiempo muy adverso, diez torpederos Fairey abandonan el HMS Ark Royal para emprender una misión de reconocimiento, un hidroavión Catalina en plena misión de reconocimiento se abre paso entre la densa lluvia sobre las 9.45 distinguen la silueta de un acorazado a 12 km de distancia pero las nubes entorpece la visión así que se acercan más, cuando salen de la nube se encuentra muy cerca del Bismarck e inmediatamente comienzan a dispararles, no cabe duda es el Bismarck, inmediatamente comunican la posición y emprenden la huida, poco apoco otros aviones van comunicando el avistamiento del Bismarck, los británicos se dan cuenta de que no podrán alcanzarlo, bien por la falta de combustible o distancias largas por lo que se arriesgan a quedarse a la deriva si se quedan sin combustible así que los almirantes británicos centran su atención en el portaviones HMS Ark Royal que ya tiene emplazados en cubierta 20 torpederos Fairey armados con torpedos de 45 cm



El portaviones HMS Ark Royal, tomara parte en los ataques contra el Bismarck
El portaviones HMS Ark Royal, tomara parte en los ataques contra el Bismarck

La mañana del 26 amanece con un cielo bastante encapotado y la visibilidad es bastante reducida, a estas alturas saben perfectamente que han sido localizados por un error de principiante cometido por su capitán, los marinos alemanes se encuentran agotados y con la moral bastante baja, solo esperan divisar algún avión alemán que les dé un poco de esperanza, hace 30 horas todo parecía posible pero en esos momentos todo son dudas. La tarde del 26 de mayo los marineros del Bismarck avistan dos aviones británicos que se unen al hidroavión catalina que les va siguiendo desde hace un buen rato. A las 15:30 se recibe un mensaje informando de la presencia de buques británicos a unos 180km del Bismarck. A las 17:30 aparece unas cuantas columnas de humo en el horizonte poco a poco se reconoce la estructura de un barco británico. Un submarino u-556 que regresaba a la base después de entablar combate con varios barcos y solo después de gastar todos sus torpedos recibe un mensaje que le ordena que escolte al Bismarck de vuelta a Francia una ayuda que les vendrá muy bien la noche del 26 al 27 de mayo, resulta extraño que se encargue a un submarino la escolta del Bismarck teniendo en cuenta que no tiene ningún torpedo de hecho esa misma tarde el submarino divisa un acorazado y un portaviones británicos, se encuentra en una posición inmejorable para atacar pero no tiene con qué hacerlo convirtiéndose en un mero espectador.


Centro de control de tiro del HMS Sheffield
Centro de control de tiro del HMS Sheffield

La tarde del 26 de mayo, 15 torpederos se preparan para despegar del portaviones HMS Ark Royal no sin grandes dificultades logran despegar todos, teniendo en cuenta que el resto de portaviones prohíben despegar por las pésimas condiciones meteorológicas despegar fue todo una hazaña, poco después, el radar del biplano que abre la formación detecta un barco a 36 km a estribor, se acercan al barco y saliendo de entre las nubes lanzan sus torpedos, la mayoría de los pilotos no se dan cuenta del error cometido y los que lo se dan cuenta es demasiado tarde, los británicos no han disparado al Bismarck si no al HMS Sheffield, nadie entiende semejante equivocación, para empezar el Bismarck es 80m. mas grande y el barco británico dispone de dos chimeneas, los barcos no se parecen en nada, además las baterías antiaéreas no responden al fuego, todo apunta a un grave error debido al estrés de combate. La suerte acompaña al HMS Sheffield, la mayoría de los torpedos estallan antes de alcanzar el objetivo o explotan mas tarde de lo debido y un rápido viraje esquiva los últimos torpedos, esto es un golpe de suerte para el Bismarck, los hidroaviones solo disponen de un torpedo así que tendrán que volver al portaviones y volver a cargar regalando al Bismarck unas horas, tres torpederos se pierden al aterrizar en el portaviones pero inmediatamente se vuelven a armar, a las 19:15 una quincena de torpederos despegan una vez más, sin estar muy seguros de poder realizar la misión


Cubierta de vuelo del portaviones HMS Ark Royal, dos marinos trasportan torpedos de 450 mm, los mismos que cargaron los torpederos Fairey
Cubierta de vuelo del portaviones HMS Ark Royal, dos marinos trasportan torpedos de 450 mm, los mismos que cargaron los torpederos Fairey

Los torpederos se dirigen al sureste, poco antes de las 20:00 h. los pilotos avistan un crucero ligero que les servirá como punto de referencia para localizar al Bismarck, en un primer intento no consiguen dar con el Bismarck, pero volverán a intentarlo, las nubes están bastante bajas, solo a 200m. por encima del agua, esto perjudica que los pilotos mantengan el contacto visual y la formación, a las 20:45 distinguen al Bismarck a unos ocho km. Se van aproximando y el resto de la escuadra se va reuniendo iniciando el ataque a las 20:55, los torpederos atraviesan una cortina de fuego, tras el primer fracaso los pilotos británicos intentaran todo lo posible para no defraudar a sus compañeros así que se lanzan sobre el Bismarck sin importarles perder la vida, a unos 800m. tres torpederos lanzan sus torpedos, el Bismarck maniobra y logra esquivar dos torpedos pero el tercero logra impactar a las 21:05 cerca de la maquinaria del timón, los británicos no son conscientes del daño causado y pasaran varias horas hasta percatarse de las consecuencias para el Bismarck, se produce un segundo ataque del cual impacta otro torpedo en medio del casco, a babor, en total se han disparado 13 torpedos impactando solo dos, milagrosamente los aviones británicos sufren numerosos impactos hasta tal punto que varios torpederos no volverán a volar pero no sufren ninguna baja


Torpedero Fairey Sworfish MK1
Torpedero Fairey Sworfish MK1

los británicos dan por hecho que será imposible alcanzar al Bismarck, se hace de noche y no podrán lanzar otro ataque con aviones torpederos, de momento no son conscientes de la grave situación del Bismarck y la moral inglesa no está muy alta pero se recibe un mensaje del HMS Sheffield que informa de que el Bismarck ha abierto fuego contra ellos no sufriendo graves daños pero la metralla mato a tres tripulantes, logran escapar a toda máquina protegidos por una cortina de humo, este hecho resulta increíble para los británicos, para enfrentarse la HMS Sheffield el Bismarck tenía que virar a babor y dirigirse hacia el norte lo cual le aleja de las costas francesas. El Bismarck al recibir el primer impacto cerca de la maquinaria de timón esto provoca que el agua marina empieza a penetrar por el túnel del eje de babor además los timones se han desviados 12 grados y el mando manual parece estropeado, con respecto al segundo impacto no reviste demasiada gravedad gracia a la cintura acorazada, el almirante Lutjens envía varios mensaje al grupo norte a las 21.25 trasmite la ultima parte de los mensajes, en el que dice “navío inmanejable” los mandos alemanes ordenan a todos los submarinos con torpedos que se dirijan a la posición del Bismarck, una orden que llega unas cuantas horas tarde a pesar de todo los alemanes mantiene toda su confianza en los ingenieros y toda la tripulación confía en poder reparar los daños


El HMS Ark Royal en la década 1930, un torpedero Fairey despega mientras otro aterriza
El HMS Ark Royal en la década 1930, un torpedero Fairey despega mientras otro aterriza

Los británicos sorprendidos por el nuevo rumbo del Bismarck, especulan sobre la situación del barco alemán y piensan con bastante acierto que los alemanes tienen problemas con el timón, la oportunidad que estaban esperando ha llegado. Mientras tanto en el Bismarck la noticia del impacto de un torpedo en el timón corre como la pólvora y hasta los menos veteranos entienden que tienen pocas posibilidades de salir airoso, los mecánicos hacen lo que pueden para reparar la avería, sin éxito, la situación es desesperada el timón a quedado bloqueado a doce grados a babor además a causado daños considerables en el interior del casco, el agua a penetrado agua en la sala de la turbina principal se logra tapar los agujeros y bobear el agua, la sentina se ha inundado por completo, los carpinteros se afanan en tapar fugas e intentan abrirse paso hasta la sala del timón, inundadas por completo, todos los intentos por liberar el timón fracasan, intentaran gobernar el barco con las hélices pero esta maniobra no da resultado , básicamente debido al mal estado de la mar y los fuertes vientos reinantes, la situación se vuelve desesperada lo intentan todo hasta la posibilidad de ser remolcados por un submarino hasta conseguir colocarse en la dirección correcta pero parece poco realista que un submarino consiga mover la gigantesca estructura del barco


Algunos miembros de la tripulación del HMS Cossack con la mascota del destructor
Algunos miembros de la tripulación del HMS Cossack con la mascota del destructor

A última hora de la tarde del 26 de mayo el Bismarck prácticamente se encuentra a merced de la tormenta que empeora cada vez más, incapaz de maniobrar su última esperanza pasa por recibir ayuda de cualquier tipo pero se alejan de la costa francesa y la posibilidad se esfuma con cada milla que avanzan. Al caer la noche del 26 de mayo de 1941, los cuatro destructores británicos HMS Cossack, HMS Zulu, HMS Sikh y HMS Maori, así como el destructor polaco ORP Piorum, navegan en dirección de colisión con el Bismarck, a las 22:30, el buque polaco avista al Bismarck y la flota británica intentaran rodear al Bismarck, el barco polaco se acerca tanto que recibe varias andanadas disparadas desde el Bismarck, la intención del barco polaco es la de dispara varios torpedos pero resulta imposible hacer blanco con semejante tormenta así que sueltan una cortina de humo y se alejan, los británicos intentaran hostigar a los alemanes pero resultara difícil con la mar embravecida, no tardaran en comprobar la potencia de fuego del Bismarck poniendo en apuros a los británicos, estos se dan cuenta de la precisión de los disparos del Bismarck se debe al radar, no en vano coda andanada se traduce en un impacto directo, los británicos deberán mantener la distancia, por el momento, la persecución se alargara toda la noche