Loading


ffgfgfgfgfgfg
El almirantazgo británico no tardo mucho en enterarse de la construcción del Bismarck y desde el principio se dieron cuenta de que sería un buen rival

Desde principios de mayo los alemanes habían realizado numerosos vuelos de reconocimiento y este hecho no paso desapercibido por los ingleses que comunicaban cada avistamiento al comandante supremo de la Home Fleet, el almirante John Tovey que se encuentra en esos momentos en la base de Scapa Flow, tanto avistamiento de los vuelos de reconocimiento pone nervioso al viejo almirante que se muestra convencido de una inminente operación por parte de los alemanes, los ingleses no se quedaran de brazos cruzados y envían varios cruceros para vigilar la zona.

Los peores temores de los alemanes se hacen realidad y la tarde del 20 de mayo se recibe un radiotelegrama en la sede londinense del almirantazgo, procede de Estocolmo: “esta mañana 11 mercantes alemanes cruzan con rumbo norte, a las 15:00 dos navíos acompañados de dos destructores, cinco barcos de escolta y 12 aviones han pasado cerca de Marstrand con dirección noroeste”


Jorge VI con el almirante John Tovey a bordo del HMS King George V
Jorge VI con el almirante John Tovey a bordo del HMS King George V

Los ingleses tienen la prueba definitiva de que los alemanes están preparando una operación naval, sin embargo el desconocimiento de donde procede exactamente la información les hace desconfiar pero no tardaran en comprobar su procedencia, cuando el portaviones sueco diviso el convoy envió la información a su base que a su vez fue informado el alto mando naval de Estocolmo, la tarde del 20 de mayo un miembro del servicio de inteligencia sueco informa al coronel Rosher Lund, el agregado militar del gobierno noruego en el exilio, este se da cuenta de la importancia de la información y no pierde ni un segundo en informar a los ingleses. Después de confirmar la fuente de la información los ingleses reciben más informes de la resistencia noruega del avistamiento del convoy, esto no hace más que alarmar aun mas a los ingleses, pero en estos momentos no saben que se trata del Bismarck.


Un miembro de la tripulación del crucero pesado HMS Suffolk vigilando el estrecho de Dinamarca
Un miembro de la tripulación del crucero pesado HMS Suffolk vigilando el estrecho de Dinamarca

El almirante John Tovey no dispone de mucha información sobre el convoy alemán lo único que sabe es que son dos navíos grandes, sospechan que uno de los navíos es el Bismarck pero no lo saben con claridad, con el segundo piensan en el Tirpitz pero al haberse botado en febrero era prácticamente imposible que estuviera terminado a tiempo para esta misión así que tienen que pensar en otros navíos, no obstante la lista de navíos en servicio es pequeña pero eso no tranquiliza al almirante, de confirmarse la presencia del Bismarck supone un serio problema dado que los ingleses ya conocen al coloso Bismarck que iguala por lo menos a su mejo navío, el HMS King George V


Esta es una de las fotos del Bismarck  que tenía el servicio de inteligencia naval británico
Esta es una de las fotos del Bismarck que tenía el servicio de inteligencia naval británico

El desconocimiento por parte de los ingleses sobre la identidad de los navíos alemanes  de sus intenciones provoca en los ingleses un gran quebradero de cabeza, principalmente se pregunta qué pintan otros 11 navíos mercantes que acompañan el convoy así que se plantean la posibilidad de la invasión de las islas Feroe o de Islandia o simplemente un viaje de escolta para luego regresar a Alemania, pero lo que más temen es que los alemanes irrumpan en el atlántico norte y desde allí romper las comunicaciones con Estados Unidos, algo vital para Inglaterra, el 21 de mayo el almirante John Tovey da las primeras ordenes para intentar controlar los movimientos del convoy alemán


En el Bismarck cualquier momento es bueno para remendar el uniforme
En el Bismarck cualquier momento es bueno para remendar el uniforme

El 20 de mayo después de que los dragaminas pudiesen abrir paso a través del campo de minas de Skagen, las dragaminas abandonan la formación, pero los tres destructores continúan escoltando al convoy y navegan dirección oeste-noroeste, empiezan a navegar en zigzag para evitar los ataques de los submarinos. Antes de anochecer el jefe de la operación Gunther Lutjens ordena que todo el mundo este en sus puestos de combate a las 2:45 de la madrugado, la orden sorprende pues contravienen las órdenes recibidas para esta misión, está claro que el capitán es consciente de que a medida que avanzan las posibilidad de encontrarse con los ingleses incrementan. La tarde del 20 de mayo bordean la accidentada costa de noruego y a las 21:00 atraviesan la barrera de minas frente a Kristiansand, esa misma noche en el salón de oficiales se proyecta una película


Abril de 1941 el Bismarck y el Prinz  Eugen durante unos ejercicios de combate en el mar Báltico
Abril de 1941 el Bismarck y el Prinz Eugen durante unos ejercicios de combate en el mar Báltico

A las 2:45 de la madrugada todos los hombres acuden a sus puestos de combate, todo esto es debido a los temores del capitán a ser sorprendido por el ataque de un submarino, es habitual por parte de los submarinos ingleses a agruparse en la oscuridad para iniciar un ataque y pasadas dos horas se da la orden de que el personal vuelva a sus tareas normales, mientras tanto el capitán anota en su diario de combate que en su opinión el desarrollo de la operación transcurre con normalidad y cumpliendo el horario, nada más lejos de la realidad puesto que a estas alturas los ingleses están informados de la presencia del convoy, toda esta tranquilidad por parte de los mandos de la operación se ve truncada, el Bismarck recibe el siguiente mensaje “ Segun un mensaje de radio británico, hoy a las 6:20, se han desplegado 20 aviones con el objeto de seguir a dos acorazados y tres destructores alemanes que navegan con rumbo norte” este mensaje pone de manifiesto que los ingleses esta enterados de la presencia del Bismarck.


21 de mayo el convoy se aproxima a las costas de noruega
21 de mayo el convoy se aproxima a las costas de noruega

 

El hecho de navegar tan cerca de la costa noruega a expuesto al convoy a ser detectados y a estas alturas los ingleses están prácticamente convencidos de la presencia del Bismarck pero confundieron al segundo navío con el Tirpitz, posiblemente la decisión alemana de navegar tan cerca dela costa fue debido a un mal pronostico meteorológico, en todo caso ha sido necesarios solo dos días para perder el factor sorpresa. Para complicarlo más los reconocimientos aéreos de momento no serán posibles por la espesa niebla pero se sospecha de la presencia del Hood en la base de Scapa Flow



Bismarck visto desde el Prinz Euguen la mañana del 21 de mayo
Bismarck visto desde el Prinz Euguen la mañana del 21 de mayo

En la mañana del 21 de mayo de 1921 los hombres del Bismarck y el Prinz Eugen portando cubos de pintura se disponen a pintar el casco, en poco tiempo abran pintado el casco de gris y abran desaparecido las franjas inclinadas de color negro y blanco, el resto de la estructura se pinto de gris anteriormente. A las 11 de la mañana el convoy se acerca a Grimstadfjord y el almirante Gunther Lutjens trasmite las siguientes órdenes “continuar la travesía con rumbo norte, a las 20:00, Bismarck y el Prinz Eugen deben haber fondeado al sur de la bahía de Kalvanes, estar preparados para entrar en acción. Crear turnos de batalla en las baterías antiaéreas, al día siguiente, prepárense para el combata desde la 1:00 “motivos para estar nerviosos sobran, teniendo en cuenta que han fondeado en un país ocupado por lo tanto hostil y pasar desapercibido va resultar difícil


Pasar desapercibido no será fácil
Pasar desapercibido no será fácil

A las 12:00 el Prinz Eugen se dispone a repostar desde un buque cisterna, esto les lleva tres horas pero no todo cuadra, se suponía que el Bismarck tenía que repostar también, sin embargo no se avista ningún buque cisterna. No tienen buque cisterna por que el almirante Gunther Luntjens contraviniendo las ordenes se adentro en los fiordos en vez de salir al atlántico norte donde tenía que encontrarse con un buque cisterna, el repostaje del Prinz Eugen era necesario dada su baja autonomía lo que hace suponer que no fue el barco adecuado para acompañar al Bismarck, en todo caso parece que el almirante tenía miedo, un miedo lógico dad la superioridad británica en navíos de guerra


Foto tomada el 21 mayo por el reconocimiento británico
Foto tomada el 21 mayo por el reconocimiento británico

Dada la inquietud del almirante no se tarda en dar la orden de zarpar, sin haber repostado y los oficiales alemanes que visitaban el Bismarck lo abandonan rápidamente. A las 6:45 se recibe una radio trasmisión informando que aviones británicos siguen buscando al Bismarck dado que los ingleses ya saben de su presencia, los espías ingleses informaron del convoy, esto es un mazazo para los oficiales, “es oficial el Bismarck ha sido descubierto “ y a partir de este momento será muy difícil culminar la misión, los reconocimientos aéreos alemanes tampoco pueden aliviar el nerviosismo de los oficiales, solo pueden confirmar la presencia de hielo hasta los 20 grado, mas al oeste nada se sabe.