Loading


Cañones multifunción de 133 mm en el costado de babor de Prince of Wales
Cañones multifunción de 133 mm en el costado de babor de Prince of Wales

La mañana del 24 de mayo de 1941 el vicealmirante Holland trasmite el siguiente mensaje “disparen al barco de la izquierda” con la intención de concentrar todo el fuego sobre el Bismarck, pero cometieron un error confundieron al Prinz Eugen con el Bismarck, la silueta de los dos barcos era muy parecida y no es de extrañar que los confundiesen, antes de poder rectificar la orden se dispararon los cañones, la primera andanada caen muy cerca del costado de babor del Prinz Eugen, enseguida rectifican el tiro y apuntan al Bismarck, se disparan varias andanadas y uno de los proyectiles impacta en el costado de babor y lo traspasa sin estallar, el agujero de entrada no supone ningún problema dado que se encuentra por encima de la línea de flotación pero el de salida está muy cerca del agua



Foto tomada desde el Prinz Eugen, puede verse la andanada del HMS Hood
Foto tomada desde el Prinz Eugen, puede verse la andanada del HMS Hood

Mientras tanto desde el puente del Bismarck observan como poco a poco los barcos ingleses se acerca, no tardaran de darse cuenta que se trata del HMS Hood, el orgullo de la royal navy, un digno rival para el bautismo de fuego del Bismarck, rápidamente el Bismarck se ve bajo fuego enemigo pero el capitán no abre fuego, desde los puestos de combate se pregunta una y otra vez si pueden abrir fuego sin embargo la orden no llega algo incompresible para todos los marineros del Bismarck, casi dos minutos desde que los ingleses abrieran fuego se recibe la orden de abrir fuego, realmente nadie sabe el por qué de la tardanza en dar la orden de abrir fuego pero se cree que la rivalidad entre el capitán del Bismarck y el almirante provocaron discusiones que entorpecieron las maniobras, pero es muy probable que esperasen a tener certeza de acertar el blanco


Andanada procedente de popa del Bismarck
Andanada procedente de popa del Bismarck

El Bismarck abre fuego contra el HMS Hood, el retroceso es tan grande que el navío se inclina de manera considerable y el ruido era tan fuerte que se escucharon en la localidad de Reikiavik, el incremento repentino en la presión del aire provocaba molestias para respirar. El Bismarck se encuentra a unos 20 km del objetivo y cada proyectil pesa 800kg lanzados a una velocidad de 500m/s solo tardan 30 segundos en alcanzar el objetivo pero se quedan cortos, inmediatamente se realizan las correcciones lanzan varios disparos distanciados entre si unos 400m enseguida uno de los proyectiles hace blanco inmediatamente se ordena disparar todos los cañones con esas mismas coordenada, el enorme poder de los ocho cañones del Bismarck se abalanzan contra los ingleses mientras la artillería mediana dipara contra el HMS Prince of Wales, los dos buques germanos realizan la maniobra de cruce en T y se hallan en una posición perfecta para deparar


La humareda rodea al Bismarck durante el efrentamiento cotra el Hood
La humareda rodea al Bismarck durante el efrentamiento cotra el Hood

El vicealmirante del HMS Prince of Wales consciente de su equivocación ordena un cambio de rumbo, gracias a esta maniobra logra retrasar el encuentro con los alemanes y se asegura una posición lateral más ventajosa para dispara y a las 5:35 dispara varia andanadas al Bismarck, falla cinco veces pero a la sexta uno de los proyectiles impacta en la proa del acorazado alemán, tras 18 andanadas el HMS Prince of Wales solo izo blanco en tres ocasiones.

A las 5:55, el Prinz Eugen abre fuego contra el HMS Hood pero las primeras andanadas fallan a la cuarta impactan contra el Hood, al cabo de pocos minutos el daño es evidente, se trata de un fuego de rápida expansión que no tarda en expandirse a una santabárbara, se produce una serie de explosiones en cadena, el fuego remite rápidamente, no parece un impacto muy grande, parece ser que se trataba de un almacén de cohetes antiaéreos                                                                                      


El crucero de batalla HMS Hood, foto tomada en 1933
El crucero de batalla HMS Hood, foto tomada en 1933

A las 5:59, el Prinz Eugen cambia de objetivo y apunta al HMS Prince of Wales, los primeros disparos resultan bastante certeros, los dos navíos ingleses navegan muy próximos así que el oficial de artillería solo tiene que modificar un poco las coordenadas, parece que los ingleses están teniendo poca puntería pero esto no es debido a un mal comportamiento de los artilleros más bien se debe a un problema de diseño los dos barcos ingleses son vulnerables con mar brava y a gran velocidad, la parte baja del alcázar y las torres de proa tienden a inundarse, El caso del HMS Hood el telemetro no se encuentra en la parte más alta de la proa, sino tras la segunda torre de artillería pesada con lo que no siempre se dispone de datos fiables, el HMS Prince of Wales dispone de un moderno radar pero se desconecta por miedo a ser descubierto por los alemanes así que se carecen de datos fiables de donde se encuentra el enemigo lo cual complica el trabajo del oficial de artillería


Secuencia del hundimiento del HMS Hood dibujado por Alfred j.l. Phillips, capitán del HMS Norfolk, que se encuentra a 15 km de la zona de combate
Secuencia del hundimiento del HMS Hood dibujado por Alfred j.l. Phillips, capitán del HMS Norfolk, que se encuentra a 15 km de la zona de combate

A las 6:00, los ocho cañones pesados del Bismarck lanza su quinta andanada contra el Hood, 20 segundos más tarde hacen blanco, no se sabe con certeza pero por lo menos un proyectil hizo blanco, los proyectiles no estallan de inmediato todo parce indicar que el proyectil se abrió paso a través del blindaje, los alemanes no tardan en darse cuenta del infierno que se desata, las llamas se extienden bajo los mástiles del HMS Hood y se produce una tremenda explosión una columna de fuego se extiende unos 300m. de altura el aire se llena de metralla y salen despedidas varias parte de la estructura, trozos del palo mayor y una del las torres de artillería pesada. El crucero de batalla se ha partido en dos la proa y la popa se elevan unos segundos antes de hundirse, los alemanes paralizados por semejante visión se encuentran sorprendidos, a penas han transcurrido ocho minutos desde el inicio de la batalla, pasada la incredulidad, el horror y la sorpresa la noticia se abre paso por el Bismarck al grito de “Se hunden Han saltado por los aires” Solo tres marinos lograron salvarse de semejante infierno, tres de 1400 marinos, parece increíble que el orgullo de la marina inglesa sea destruido con tanta facilidad, parece ser que uno o más proyectiles impactaron en un depósito de munición de 102 mm que a su vez alcanzaron otros depósitos de munición en todo caso no se sabe muy bien lo ocurrido lo cual deja margen para la especulación


Ernst Lindemann, capitán del Bismarck
Ernst Lindemann, capitán del Bismarck

   La dotación de los navíos alemanes apenas dedican unos segundos en compadecerse del enemigo, las reglas del combate son así nosotros o ellos así que centran su atención sobre el HMS Prince of Wales, los dos barcos alemanes disparan ocho de sus cañones consiguiendo varios blancos pero llegan noticias del Prinz Eugen que con sus hidrófonos han detectado ruido de torpedos el Bismarck gira a estribor y se aleja de los ingleses, durante los minutos siguientes se abalanzan mas torpedos sobre el crucero alemán, logran esquivarlos no sin dificultad pero no logran determinar su procedencia, se sabía que el HMS Hood tenia torpedos de larga distancia así que es posible que el Hood los disparase antes de hundirse, el combate no tarda en reanudarse mientras en el HMS Prince of Wales la situación es desesperada sufren muchos daños, prácticamente disparan a ciegas los puestos de control de tiro han sido destruidos y muchas piezas de artillería resultan destruidas o averiadas ante esta situación se decide virar encender los generadores de humo e iniciar la retirada no sin recibir antes varios impactos que logran atravesar varias estructuras como el puente pero por suerte para los ingleses no estallaron, de haber explotado en el interior del barco seguramente lo hubieran partido por la mitad