Muro de ladrillos

Montaremos un muro de ladrillos doble, lo primero es demarcar su posición y colocamos los ladrillos sin tener en cuenta su color y se pegaron con cola blanca, así nos da tiempo a rectificar y seca bien.

Para que nos salga una pared recta utilizamos un bastidor elaborado con listones de madera, preparamos este bastidor teniendo en cuenta donde empieza y termina y la posición de la puerta, después de colocar una fila retiramos el bastidor para comprobar que no se salió la cola y se pegue.

Para dejar una junta visible, que no sea exagerada se utilizo un folio de papel cortado en tiras, la tira tiene que ser menos ancha que la pared.

Para el remate de la pared se coloca una guía central de madera, colocamos las hileras  de ladrillos  y estos quedaran un poco voladas.

Rebajamos lo que sobre del listón para colocar las dos ultimas hileras de ladrillos y que queden con forma escalonada.


Encima de esta puerta se va a colocar un tejadillo , en esta ocasión no disponemos de mucho espacio para pegar la pieza, solucionamos el problema taladramos la columna e insertamos unas puntas con la cabeza cortada, estas se clavaran en la pieza que es de madera consiguiendo así un buen agarre.

Para simular la acumulación de musgo sobre este muro se utilizo la misma técnica que se utilizo para envejecer el tejadillo, tenemos que tener un cuenta que estos ladrillos son muy porosos antes de aplicar los efectos debemos barnizarlo, si no lo hacemos no lograremos fundir los efectos


Muro con bloques

Para hacer un muro de bloques podemos utilizar madera los cortamos todos iguales, biselamos los bordes para conseguir profundidad una vez montado, les damos una imprimación y los pintamos de gris.

Tenemos que dar mas textura a estas piezas, con la punta de estas tijeras de punta roma vamos golpeando la superficie, eso si sin dar con mucha fuerza.

El siguiente paso es aplicar un poco de betún de judea retirando con los dedos lo sobrante.

 

Antes de colocar los bloques se les dio un tono gris claro con un pincel seco.

Utilizaremos el bastidor que se utilizo con el muro de ladrillos para asegurarnos que nos salga recto.


Enchapado de la pared

Estas baldosas les paso lo mismo que a las losetas del suelo, son demasiado grandes, por suerte se eligió un tema que podemos cortar con facilidad.

Las paredes de baldosas a diferencia de las losetas del suelo no le quedan bien las juntas muy exageradas así que utilizaremos la técnica de corte de hermandad.

para realizar este corte empezaremos cortando una tira larga de baldosa, cortamos una baldosa a la que tenemos que reducir de tamaño.

cortamos esta baldosa en cuatro partes, pero lo mas importante es respetar su posición después de cortar. Dichas piezas se pegaran respetando su posición de forma que todas las baldosas encajaran a la perfección independientemente de como nos salió el corte.

Realizando un corte correcto conseguimos una apariencia  adecuada siendo las juntas bastante sutiles pero al mismo tiempo se diferencian las baldosas entre si.