Utiliza vidrio recocido. También se le conoce como “placa” o lámina” de vidrio. Aunque el vidrio recocido se rompe en pedazos y astillas bastante, su fuerza superior hace que sea la mejor  opción para construir un acuario.

 

No utilices vidrio templado. No es lo suficientemente fuerte. El vidrio laminado, vidrio templado y el plástico policarbonato son todas las otras opciones “buenas”, pero son mediocres en comparación con el vidrio recocido.

Si solo un lado del acuario será de vidrio, funcionará una combinación de vidrio y fibra de vidrio.

Al comprar el vidrio, pide en la tienda de vidrios que  esmerilen los bordes para que no te corte.


Elige el grosor del vidrio recocido. Si el acuario estará lleno de agua, es probable que necesites ser precavido y utilizar un vidrio más grueso. Uno de 30,5 cm (12”) lleno de agua es muy diferente a uno de 30,5 cm (12”) que “no” está lleno de agua. Si lo mantendrás vacío, incluso hasta uno de 35,5 cm (14”) estaría bien con un vidrio de 0,6 cm (1/4 pulgada) de grosor. 


Consigue el resto del equipo. Necesitarás:

 

Sellador de silicona al 100%.

Muchas personas dicen que un “sellador de silicona para acuario” es el único sellador que se debe considerar. Aunque es bastante costoso, es una buena opción, en parte porque no tiene los químicos antimoho que los selladores de silicona poseen a menudo y que con el tiempo pueden ser tóxicos para los peces. También son opciones viables la silicona doméstica normal como la silicona transparente para ventanas y puertas de garaje, silicona "DAP" de Dow-Corning y la silicona transparente para todo tipo de vidrios al 100% de Napa. Y es incluso mejor si viene en un tamaño que encaje en tu pistola para calafatear en todo caso si el cartucho de silicona indicara si es apto para acuarios.

Cinta de enmascarar o de embalar.

Una pistola para calafatear.

Unos cuantos envases grandes u objetos pesados para sostener el vidrio pueden ser latas de conserva.


Colocamos las piezas de vidrio en una zona ventilada. Coloca la pieza inferior del vidrio y rodéala por las piezas delantera, trasera y los laterales. Recuerda que los laterales deben ser más cortos que la medida final para que puedan encajar perfectamente en la longitud entre la pieza delantera y trasera (esas son las piezas que pondrás primero).

La diferencia del grosor debe ser el doble del tamaño del vidrio. Si tienes un vidrio de un grosor de 0,6 cm (1/4”), las piezas laterales deben ser 1,2 cm (1/2”) más cortas (para justificar el 0,6 cm (1/4”) en cualquiera de los lados).


Coloca en posición la hoja de vidrio delantera. Con la tira de silicona puesta a lo largo del borde delantero de la base, coloca en posición la pieza de vidrio delantera y presiona de manera firme pero con cuidado. Sostenla ahí brevemente, adhiere las demás cintas en los lados y se mantendrá parada. Si te preocupa que se caiga, puedes apoyarla con un envase grande relleno de agua o algún otro objeto pesado o contra una pared que este completamente recta, es importante colocar la primera pieza a noventa grados, esto hará que las demás piezas encajen perfectamente. Podemos utilizar escuadras para comprobar su alineación.

Todavía no limpies el exceso de silicona. Puedes hacerlo después de que esté seca, si intentamos limpiarlo cuando aun este húmeda lo único que conseguiremos es esparcirlo.


 Comienza a ensamblar los laterales. Con la pistola para calafatear en mano, coloca otra línea delgada de silicona (nuevamente a 2 mm del borde) a lo largo de los lados. Luego, haz lo mismo a lo largo del borde interior de la hoja de vidrio delantera (recuerda: las piezas laterales se colocan no solo en la parte inferior, sino también entre la delantera y trasera.

 Si las piezas son demasiado grandes podemos necesitar la hayuda de una persona.

Presiona la pieza lateral para que se quede en su lugar, de manera firme pero con cuidado. Ahora ya deberías tener armada una esquina del acuario.

Intenta no tener que realinear la pieza. Si lo haces, podrías crear burbujas en la silicona, lo cual ocasionará fugas después.

Haz lo mismo con el otro lateral.


Termina con la hoja de vidrio trasera. Ahora que estás más acostumbrado a la pistola para calafatear, coloca las últimas líneas de silicona de 3 mm de ancho a lo largo del borde de la hoja de vidrio inferior (a 2 mm del borde) y a lo largo de los bordes internos de la hoja trasera.

 

Presiona de manera firme pero con cuidado para que se quede en su lugar. Levanta la cinta para soportarla y apoyala en algo, de ser necesario. Es aconsejable colocar todas las piezas el mismo dia, la silicona pegara mejor estando fresca y las uniones serán perfectas


Deja que la silicona se seque y fije. La mayoría de los tipos de silicona se secan en 24 a 48 horas. Se endurecerá aún más a medida que pase el tiempo, así que si puedes evitarlo, no lo llenes con agua por aproximadamente una semana, es preferible esperar a tener que repetir el trabajo. 


Prueba los sellos. Antes de comenzar a ensamblar una pieza maestra en el acuario, es mejor ver si tu trabajo resiste. Rellena el tanque con algunos centímetros de agua. Déjalo reposar por un minuto. Si no gotea, continúa con el ensamblaje.

 

Si gotea, vacía el acuario de inmediato. Déjalo secar y luego vuelve a sellar las zonas problemáticas. También es mejor que asumas que también existen problemas cerca de la parte superior y arreglarlos. Lo mejor es llenarlo del todo y dejarlo 24h. una vez comprobado que no fuga podemos limpiar el interior y empezar colocando la grava el agua las plantas y el acondicionador para el agua sin olvidar las bacterias, cuando tengamos el agua con los parámetros correctos pondremos los peces