Siempre hay un hueco para un acuario

Para conocer los inicios de la acuariofilia  debemos remontarnos a la antigüedad en los tiempos en que los hombres que vivían alejados de ríos y mares, cansado de comer pescado en salazón o secado al sol empezaron a  desplazarse enormes distancias para  poder conseguir pescado fresco, se les ocurrió a mantenerlo en cautividad para su posterior consumo. Lo más probable es que empezarían conservando los peces vivos en estanques naturales. Esta actividad con fines gastronómicos se empezó a realizar en el imperio Romano.

Pero fue en China y Japón donde la cría de carpas rojas era una práctica común. Los primeros acuarios eran recipientes redondeados de porcelana o las fuentes de los jardines. La cría empezó en la dinastía Tang (618-907), sin embargo, sólo a partir de la dinastía Song (970-1278) es posible demostrar con seguridad la presencia de peces de colores, y en la época del emperador Hong-wu siglo XIV es donde se empezó la producción industrial de peceras de porcelana. En el siglo XVII llegó a Europa de las mano de los navegantes portugueses que pretendían comercializar con ellos. El transporte de estos peces se realizaba en grandes veleros donde se utilizaban cubas para ser guardados, el agua no se cambiaba en todo el viaje, por lo que unido a las altas temperaturas hacia que los supervivientes fueran muy pocos.

El descubrimiento en el siglo XVIII del oxígeno cono elemento esencial para la vida supuso un importante adelanto en la acuariofília, se dieron cuenta que la muerte de los peces que tanto se daba en esta época, era debida a un agotamiento en el oxígeno del agua. La introducción del oxígeno en un principio era debido a grandes globos que debían hinchar constantemente, sólo hasta después de la segunda guerra mundial, se empezó a fabricar los primeros aireadores que eran grandes y ruidosos , y de esta época datan los primeros filtros. El plástico y otros nuevos materiales permitieron posteriormente la fabricación de numerosos instrumentos de buen rendimiento y bajo coste. con los avances en las comunicaciones se intensificaron los intercambios de experiencias e información entre los acuariólogos, que de este modo fueron perfeccionando las técnicas de cría de peces y plantas. Los transporte aéreos supusieron un gran ventaja y un nuevo impulso para la acuariología, pues hicieron posible el transporte rápido y seguro de especies exóticas, así como del instrumental técnico necesario para su cría.


suele ser muy utilizada la disculpa de no tener espacio para instalar un acuario en casa pero nada más lejos de la verdad, lógicamente a todos nos gustaría tener un acuario gigante pero tenemos que adaptarnos al espacio y al dinero a invertir, no nos engañemos es una afición cara.

básicamente se puede instalar un acuario en cualquier sitio incluso una ventana siempre y cuando aislemos la parte posterior del acuario, sobre todo en verano que podría alcanzar 40º al sol y los peces por lo general no toleran mas de los 30º

El acuario debe encajar armoniosamente el la habitación y debe representar algo vivo, con color, un trozo de rio en tu salon.

debe de estar colocado para poder verlo desde tu sitio favorito, tampoco debe convertirse en un altar básicamente tiene que adaptarse a la habitación y el mobiliario


Para colocar este acuario encima de un baúl se tuvo que reforzar por dentro y colocar unas puertas que esconden los filtros 

Dentro de una chimenea, perfecto si no pensamos utilizar la chimenea, la ventaja es que apenas necesita obra



Encima del televisor, en este caso se pidió de encargo pero si ya tenemos el mueble tendremos que reforzar la estructura

Este piano sirvió de base para instalar el acuario, si vamos a tocar el piano tenemos que aislar la base del acuario para evitar las vibraciones



Empotrados en la pared parecen cuadros vivos pero se necesita tener espacio en la habitación de al lado para instalar lo necesario, pudiendo disimularlo con un armario

Al empotrar esta acuario es necesario aislarlo bien del calor de la chimenea, y sitio donde colocar los filtros y los demás elementos, en todo caso requiere bastante obra.



Utilizar el acuario como mesa es una idea magnifica que nos permiten utilizar un espacio que de por si ya ocupa la mesa del salon

Los comercios especializados nos pueden vender una mes que ya esta pensada para este fin, este desde luego es la opcion mas rapida 



Existen acuarios de todos los tamaños así que nos podremos ajustar al espacio elegido, así mismo podemos elegir nuestros habitantes del acuario, podemos instalar un gambario, incluso en nuestra oficina podemos tener un luchador (beta) en una pecera pequeña, este pez no necesita muchos cambios de agua ni demasiados miramientos.

El secreto de un acuario sano es tener un buen sistema de filtrado pero lo mas importante es tener asesoramiento de alguien con esperiencia, te aconsejara para que no repitas los errores del principiante, la principal causa de abandonar esta afición es la repetitiva muerte de nuestros peces que nos causa desilusión y un desembolso económico importante.

lógicamente localizar una tienda con buenos profesionales es vital para tener éxito.